logo
 /
Espacio 30/06/2021

¿Qué pasa con el metano en Marte y quién lo produce? Investigación de la NASA se acerca a resolver el misterio

De las diferentes herramientas que hay en Marte, algunas miden metano y otras no.

El primer hallazgo de metano por parte de las herramientas de medición en Marte fue un momento asombroso para la comunidad científica. Este componente podría ser un claro indicio de vida pasada, presente o futura. Sin embargo, al mismo tiempo podría no tener nada que ver. Por lo tanto, los astrónomos necesitan de más información, pero los equipos posados en el planeta rojo envían data cambiante que convierte a este descubrimiento en un total misterio.

Dos equipos que recorren la superficie del planeta estudian los componentes que hay en la atmósfera: el rover Curiosity de la NASA y el ExoMars Trace Gas Orbiter de la ESA. El primero de este par de aparatos fue el principal detector del metano en Marte. Sin embargo, el segundo no logra establecer niveles siquiera cercanos a los que logró el ExoMars.

Un total misterio, del cuál primero se pensó que había error en alguno de los instrumentos. Los científicos fueron a los laboratorios digitales y desde allí verificaron que las herramientas estuvieran en niveles óptimos. Entonces, allí descartaron el primer problema del misterio del metano.

Con el metano hay tanta insistencia porque es un elemento que en la Tierra está relacionado con la vida en microorganismos. “Los microbios que ayudan a la mayoría de los animales a digerir las plantas producen una cantidad significativa de metano. Este proceso de digestión termina cuando el ganado exhala o eructa el gas en el aire”, dice la NASA en su portal.

Metano en otros procesos

No obstante el metano no siempre tiene que estar sujeto a procesos naturales, pues como lo dice la agencia espacial: “en Marte no hay ganado, ovejas o cabras”. Entonces, hay que encontrar cuál es la fuente que produce el metano de Marte.

El elemento de la tabla periódica tiene varios desarrollos posibles, pero los científicos quieren descartar por completo que no estén relacionados a procesos biológicos. “Los procesos geológicos que involucran la interacción de rocas, agua y calor también pueden producirlo”, explicaron los científicos.

Los rovers en el planeta rojo

Explica la NASA que su rover Curiosity detectó metano repetidamente justo encima de la superficie del cráter Gale. Sin embargo, el ExoMars Trace Gas Orbiter de la ESA no ha detectado ningún metano en la atmósfera marciana.

“Cuando el Trace Gas Orbiter se incorporó en 2016, esperaba que el equipo del orbitador informara que hay una pequeña cantidad de metano en todas partes de Marte”, dijo Chris Webster. Este científico es el director de un instrumento llamado Tunable Laser Spectrometer (TLS) que analiza los químicos en la muestra que miran los equipos espaciales.

“El TLS ha medido menos de la mitad por mil millones en volumen de metano en promedio en el cráter Gale. Eso es equivalente a aproximadamente una pizca de sal diluida en una piscina olímpica. Estas mediciones han sido puntuadas por desconcertantes picos de hasta 20 partes por mil millones en volumen”, dice la NASA en una reseña de su sitio web.

Las posibilidades que sugiere la agencia espacial estadounidense, según lo reseña Slash Gear, son varias. Una que no descartan es que la interacción entre los rovers y las rocas, estén liberando el proceso a medida que avanzan. Mientras que, también podría tratarse de la forma en la que fuero diseñadas las herramientas de medición de cada uno de los equipos.

En el Curiosity hay un espectrómetro láser sintonizable que solo funciona de noche, cuando ningún otro instrumento del dispositivo se está ejecutando. Entonces, hay una atmósfera más relajada y así se detectaría el metano.

Por su parte, el Trace Gas Router que trabaja de día y requiere de luz solar para detectar el elemento. Por lo tanto, este estaría diluido con otros componentes propios del Sol y bajaría sus niveles para hacer de esta composición no detectable.