logo
 /
Ciencia 25/06/2021

Científicos del MIT fabrican un material ultraligero que resiste impactos de micropartículas a velocidades supersónicas

El material sería una alternativa al kevlar, que se usa en los chalecos antibalas.

Muchos no lo conocen, debido a que no es un objeto común, pero los chalecos antibalas son vestibles sumamente incómodos y muy pesados. Cualquiera que no sea parte de un cuerpo de seguridad y lo prueba por primera vez comienza a respetar más el trabajo de un policía. Estos vestibles están integrados de un material que se llama kevlar, capaz de resistir el impacto de un disparo. Sin embargo, algo que todavía no se ha podido resolver es el tema de los kilos de sobra.

Es por esto que vemos, en la mayoría de los casos, que los militares o policías están en muy buena forma física. Deben trabajar con estos trajes a cuesta que son más pesados que los que Piccoro usa para entrenar artes marciales. Sin embargo, hay científicos trabajando en la fabricación de un material más ligero. Y expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) parecen haber logrado un gran avance.

Según lo reseña Slash Gear crearon un material que no solo es ultraligero. Sino que además, gana en resistencia en referencia al kevlar. En el mismo portal del MIT publican: “El equipo probó la resistencia del material disparándolo con micropartículas a velocidades supersónicas y descubrió que el material, que es más delgado que el ancho de un cabello humano, evita que los proyectiles en miniatura lo atraviesen“.

En el proyecto de investigación también participaron científicos de Caltech y ETH Züric. Indican que el material puede ser una ruta prometedora hacia armaduras ligeras y revestimientos protectores. Y además para escudos explosivos y otros materiales resistentes a impactos.

Un material mejor que el acero, kevlar y aluminio

Detallan los científicos del MIT que el material está en el apartado de los “nanoarquitectos”. Con este nombre se refieren a los materiales diseñados a partir de estructuras a nanoescala con patrones precisos. En consecuencia, según los cálculos que hicieron, determinaron que es más eficiente para absorber los impactos, si se comparan con el acero, el kevlar y el aluminio.

“La misma cantidad de masa de nuestro material sería mucho más eficiente para detener un proyectil que la misma cantidad de masa de kevlar”, explica Carlos Portela, profesor asistente de ingeniería mecánica en el MIT y autor principal del estudio.

“El conocimiento de este trabajo podría proporcionar principios de diseño para materiales ultraligeros resistentes a impactos”, añade la couautora del estudio Julia R. Greer, profesor de ciencia de materiales, mecánica e ingeniería médica en Caltech. Añade que lo primero que se piensa con este tipo de material es usarlo en artículos de “blindaje eficientes, revestimientos protectores y escudos resistentes a explosiones deseables en aplicaciones espaciales y de defensa”, sostuvo Greer.