logo
 /
Ciencia 11/06/2021

Espacio: una misión europea explorará Venus

La Agencia Espacial Europea, anunció sus planes de enviar una misión aproximadamente en 2031

Apenas hace una semana supimos de los planes de la NASA para enviar dos nuevas misiones de exploración a Venus, a finales de la siguiente década.

Esta noticia, ya aseguraba que después de algunos años sin mucha atención, Venus de nuevo sería objeto de estudio.

En las décadas de los 1970 y 1980, fue cuando hubo más actividad de exploración a este planeta vecino, pero actualmente solo la sonda Akatsuki de la agencia espacial japonesa, JAXA, sigue haciendo observaciones en Venus.

Sin embargo, las misiones de la NASA no serán las únicas visitantes nuevas que tendrá Venus: hoy la Agencia Espacial Europea, ESA anunció que también alrededor de 2030, explorará ese planeta.

El gemelo malvado de la Tierra

Venus es un planeta muy parecido a la Tierra en tamaño, incluso está en la zona habitable de nuestro sistema solar: la región en la que es posible la vida porque hay temperaturas que permiten la existencia de agua líquida.

Sin embargo sus condiciones actuales son muy diferentes: temperaturas extremas de más de 400 °C en su superficie, y una presión atmosférica casi 100 veces mayor a la de nuestro planeta.

Eso sucede, porque tiene una atmósfera densa en la que predomina el dióxido de carbono, CO2: el principal gas de efecto invernadero en la Tierra.

Además en Venus las lluvias son muy tóxicas: de lo que sabemos a partir de otras misiones de exploración, en ese planeta hay precipitaciones de ácido sulfúrico.

Esas características lo hacen sonar como una versión postapocalíptica de la Tierra: en la que no logramos controlar el calentamiento global por dióxido de carbono y además contaminamos tanto la atmósfera, que la lluvia se volvió extremadamente ácida.

No sabemos si Venus alguna vez realmente tuvo condiciones parecidas a la Tierra: si fue así, tampoco tenemos muy claro qué le pasó para volverse lo que es ahora.

Agua en Venus 

Sabemos que actualmente la atmósfera de Venus tiene trazas de agua deuterada, D2O, que en lugar de hidrógeno, como el agua común H2O, contiene al isótopo deuterio, que es más pesado, por eso también la llamamos agua pesada.

La presencia de agua deuterada, D2O, puede ser evidencia de que en algún momento en Venus también existió una cantidad considerable de agua común, H2O: al calentarse la superficie del planeta, el agua se evaporó y terminó escapando de la gravedad hacia el espacio.

Pero eso no pasó con el agua deuterada, al menos no con toda: esa por su mayor peso pudo quedarse retenida y continúa en la atmósfera de Venus hasta ahora.

Si alguna vez hubo agua líquida suficiente en Venus, sería una indicación de que hubiera podido albergar vida, al menos en formas simples: entonces queda la incógnita sobre lo que ocurrió para que se volvieran un planeta inhabitable.

EnVision

Todas las misiones que se dirigirán a Venus en la próxima década tienen diferentes objetivos y llevan diferentes instrumentos.

Las misiones DAVINCI+ y VERITAS de la NASA, estudiarán la atmósfera y la topografía del planeta, respectivamente.

La misión europea EnVision, se toma como una continuación del proyecto de exploración europea de Venus, que se inició con el Venus Express de la ESA, que funcionó entre 2005 y 2014.

Se planea que esta nueva misión pueda estudiar desde órbita, las condiciones geológicas actuales de Venus.

Para eso estará equipada con diferentes radares, uno de los cuáles llamado VenSAR (Venus Synthetic Aperture Radar), está siendo diseñado en colaboración con el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA, JPL.

Pero sin duda la colaboración irá más allá, pues los datos que proporcionen todas estas misiones servirán para saber si Venus fue habitable alguna vez y tal vez empezar a conocer qué pasó, para que dejara de serlo.

Y eso sería muy útil, para intentar que eso no nos sucediera en la Tierra.