logo
 /
Ciencia 09/06/2021

Coronavirus: las razones por las que se sigue el investigando si salió de un laboratorio

No solo quienes creen en teorías de conspiración piensan esto, algunos científicos consideran seriamente esta posibilidad

Podríamos pensar que la pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2 nos tomó por sorpresa, y tal vez a la mayor parte de nosotros sí, pero no a los virólogos y epidemiólogos. 

Si bien, las pandemias se pueden predecir, pero es cierto que existían ya ciertas señales de alerta, que advertían que esto podía pasar.

Crónica de una pandemia anunciada

En la naturaleza existen más de un millón de virus que no hemos descubierto, de los cuales al menos la mitad podrían ser patógenos para los seres humanos y causar eventos de contagio, como una pandemia.

Esos virus existen infectando animales, con los cuales no tendríamos mucho contacto, de no ser porque reducimos sus hábitats y quedamos más cerca de ellos.

Esto hace que sea más fácil que esos virus pasen de ciertos animales a los humanos y entonces nos causen nuevas enfermedades.

Hasta ahora la hipótesis más aceptada es que, el SARS-CoV-2, pasó de ciertas especies de murciélagos de China a los seres humanos.

Sin embargo, todavía hay quienes dudan de que esa haya sido la forma en que se inició la pandemia de COVID-19, y piensan que el virus habría podido surgir de un laboratorio.

Virus de laboratorio, ¿o no?

Desde el inicio de la pandemia existieron por el mundo muchas voces que decían que el coronavirus “no era natural”, aunque casi todas se trataban de personas fascinadas por teorías de la conspiración.

Sin embargo, meses después algunos científicos han considerado adecuado investigar esa posibilidad: que el SARS-CoV-2 si no fue creado por ingeniería genética, al menos fue modificado.

Adicionalmente las investigación que hizo la OMS a inicios de 2020, recientemente se autorizó una nueva comisión, para revisar todas las posibilidades del origen del coronavirus.

Aunque hasta ahora no hay ninguna evidencia que apunte a su origen no natural, todavía hay muchos científicos que lo consideran, ¿por qué?

Partes de su genoma podrían haber sido añadidas

Ese es uno de los principales argumentos de quienes consideran que el coronavirus salió de un laboratorio: que en su código genético hay señales de que se hicieron modificaciones.

Especialmente se ha hablado de una sección que tiene una combinación de nucleótidos en el ARN que no es común en los virus. 

Pero esto no es del todo cierto: el coronavirus que causa el SARS, también tienen esa combinación, que les da una ventaja, por lo que no tendríamos que considerar que es algo añadido, sino que es producto de la evolución.

Es un virus “perfecto” para causar una pandemia

Esta es una idea compartida por muchas personas: que la forma en que el coronavirus actúa en los seres humanos es tan letal y tan perfecta, que fue diseñado para ese fin.

Pero aunque nos parezca así, en realidad el coronavirus no es tan perfecto: sí es un microorganismo que encontró el camino para infectar a los seres humanos, pero al principio no lo hizo con tanta facilidad.

Ahora al avanzar la pandemia, ha tenido tiempo de evolucionar y entonces sí que han surgido variantes que son más contagiosas.

Laboratorio de virología de Wuhan, WIV

Algo que ha hecho levantar más de una ceja cuando se conoce, es que en la ciudad en que inició la pandemia se encuentra el Instituto de Virología de Wuhan.

¿Esto quiere decir que el coronavirus escapó de sus laboratorios? No necesariamente.

Esto quiere decir que Wuhan ya se consideraba una zona en la que era importante estudiar los virus que estaban en su entorno.

¿Algún día conoceremos el origen del coronavirus?

Después de un año no hemos encontrado un coronavirus similar en un anfitrión animal en la naturaleza, pero eso no quiere decir que no exista: solo que es difícil hallarlo.

En la naturaleza los animales pueden contagiarse, pero también curarse y encontrar rastros del coronavirus en ellos puede ser complicado si no se hace en el momento adecuado de la infección. 

Todo esto no quiere decir que nunca tengamos más información sobre el origen del coronavirus, solo que tomará mucho más tiempo del que nos gustaría. 

Mientras tanto lo único que nos queda, además de especular, es seguir haciendo lo que podemos hacer: usar mascarilla y vacunarnos.