logo
 /
Estudios 14/06/2021

Estudio encuentra que el consumo frecuente de ácidos grasos omega-3 reduce el desarrollo de tumores en el cuerpo

La investigación estuvo liderada por científicos de la Universidad de Lovaina.

Hay muchos caminos que llevan a tener una buena salud. Pero el más eficiente, según lo dicen múltiples estudios realizados durante años, es la alimentación balanceada. Una reciente investigación ofrece detalles de como el consumo frecuente de ácidos grasos omega-3 influye en la reducción del desarrollo de cáncer o tumores.

En líneas generales, las dietas buscan eliminar las grasas de su frecuencia alimentaria. Sin embargo, estos mismos regímenes alimenticios respetan mucho la influencia de los ácidos grasos que contienen omega-3. Esta investigación en especial destaca la presencia de un componente conocido como DHA. El mismo es señalado por Slash Gear de “crucial” en las funciones cerebrales, visión y regulación de los procesos inflamatorios en los organismos. Y justamente por esta última característica es que resaltan su incidencia en el cáncer.

Detalla el portal citado que la investigación la realizaron científicos de la Universidad Católica de Louvain, en Bélgica. En su artículo, publicado por la prestigiosa revista científica Cell Metabolism, describen que la clave de su estudio estuvo en que deshilacharon los componentes bioquímicos que se encuentran presentes en los DHA y otros ácidos grasos. De esta manera, celebran haber encontrado un gran avance en la influencia de estos elementos en las afecciones mencionadas.

Los ácidos grasos se encuentran generalmente en animales marinos de aguas frías. Si hablamos de pescados comunes con estas características, podemos encontrar el atún, las sardinas y el salmón, entre otros. Asimismo, el omega-3 se encuentra en nueces, semillas y aceites naturales como el de linaza, canola o soya. En líneas generales, todos son alimentos recomendados en dietas para perder peso y cuidar la salud cardíaca. Por supuesto, respetando el consumo de las llamadas “grasas necesarias” para el cuerpo.

Los tumores absorbiendo ácidos grasos

Estudios previos de la misma institución europea, habían encontrado que los tumores sustituyen la glucosa con lípidos como motor de energía para extenderse en el cuerpo. De igual forma, otra investigación que destaca el portal Eureka Alert dice que “estas mismas células son las más agresivas y adquieren la capacidad de dejar el tumor original para generar metástasis”.

Por lo tanto, eligieron a la científica Emeline Dierge, candidata a doctorado, para que estudie el comportamiento de células tumorales en presencia de diferentes ácidos grasos. Entonces, tras realizar diferentes experimentos identificaron que las células objeto de estudio respondían diametralmente opuestas dependiendo del ácido graso que estaban absorbiendo.

“Pronto descubrimos que ciertos ácidos grasos estimulaban las células tumorales mientras que otros las mataban. Los resultados fueron impresionantes y sorprendentes. Literalmente, el DHA los envenena”, expresaron los responsables del estudio.

El componente DHA

Explican en la misma publicación de Eureka Alert que el mismo “veneno” actúa sobre los tumores por medio de un proceso al que llaman ferroptosis. Se le conoce de esta manera a un tipo de muerte de células relacionadas a la “peroxidación de ciertos ácidos grasos”, describieron.

Entonces, notaron que mientras mayor es la cantidad de ácidos grasos insaturados en la célula, mayor es el riesgo de oxidación. El detalle de este proceso es que el componente DHA va a aumentar y la célula tumoral se abruma. Por lo tanto no es capaz de almacenarlo y se oxida para finalmente conducir a la muerte celular.

Todo está en la alimentación

Los científicos de inmediato hacen un llamado a que se aumente la dieta rica en ácidos grasos para pacientes que luchan contra el cáncer. Recuerden que si son alérgicos a los alimentos del mar, siempre hay alternativas y algunas fueron especificados en esta reseña.

“Se recomienda consumir al menos 250 mg de DHA por día. Pero los estudios muestran que nuestra dieta proporciona un promedio de 50 a 100 mg por día. Esto está muy por debajo de la ingesta mínima recomendada”, dijeron los científicos de la Universidad Católica de Louvain.