logo
 /
Diseño 12/05/2021

Un rascacielos hecho de árboles y que va creciendo naturalmente es el mejor diseño arquitectónico del 2021 para eVolo

Lo describen como un “rascacielos viviente” y fue diseñado para adornar el paisaje urbano de Nueva York.

Pensar en verde es pensar en el planeta. Y es cierto que en la actualidad hay múltiples iniciativas que buscan beneficios para preservar el medioambiente. Pero el proyecto de este equipo de arquitectos llevó este pensamiento a otro nivel. Ocho ucranianos de la firma Guess Line Architects crearon un concepto de rascacielo hechos de árboles diseñado para Nueva York. Es decir, con plantas genéticamente modificadas para acelerar su crecimiento, el edificio, en el paisaje urbano de la gran manzana, va creciendo a punta de agua y fertilizantes.

Reseña Daily Mail que el proyecto de los chicos ucranianos se llama “Living Skyscraper for New York City“, que significa rascacielos viviente. Y ganó el primer lugar en el reconocido concurso de rascacielos eVolo, creado en el 2006. La idea les valió un premio en efectivo de USD $5.000, pero más aún el reconocimiento mundial, ya que superaron a casi 500 propuestas innovadoras que también se presentaron para el concurso.

Para su fabricación (o plantación y posterior cosecha) se moldean los árboles de rápido crecimiento para convertirlo en una estructura edificada de gran altura. Asimismo, con ramas más pequeñas van formando las paredes y así las divisiones para las habitaciones.

Los árboles cumpliendo funciones de objetos se habían utilizado en proyectos micro como sillas, mesas, lamparas o puentes. Es decir que, aunque este sea un concepto teórico, es primera vez que se piensa un proyecto de tal magnitud.

Los autores, que identifica el portal británico citado son: Andrii Lesiuk, Mykhaylo Kohut, Sofiia Shkoliar, Kateryna Ivashchuk, Nazarii Duda, Mariia Shkolnyk, Oksana-Daryna Kytsiuk y Andrii Honcharenko. todos pertenecientes a ña firma Guess Line Architects.

Base del rascacielos

En primer lugar, según lo explica el equipo ganador del eVolo, se debe preparar el suelo y debe ser especialmente tratado para forjar la base. Entonces, se planta un grupo de árboles de madera dura, modificados genéticamente, con ramas injertadas y así formar una estructura de red que se va injertando en diferentes niveles para fortalecer la enorme torre.

Después, se hace crecer el marco del rascacielos y las pequeñas ramas van moldeando las paredes y habitaciones. “Programamos el árbol y le decimos cómo crecer”, dijo Andrii Lesyuk, miembro del equipo.

Los arquitectos son claros en una característica principal: no se necesitan materiales de construcción. El edificio va creciendo con agua y fertilizantes.

“Creemos que al integrar árboles modificados genéticamente durante la etapa de su crecimiento y desarrollo en la arquitectura, podemos restablecer el equilibrio entre las megaciudades digitalizadas y los recursos de la Tierra, que se agotan gradualmente”, dijeron los arquitectos en la presentación de su concepto.

“Un árbol rascacielos es un organismo vivo separado con su propio sistema de raíces, riego, mecanismos de cuidado y características de desarrollo centradas en su adaptación para su uso en arquitectura”, añadieron.

¿Cómo llegó la idea?

Dice Andrii Lesyuk que la idea se la dio su padre, quien le comentó sobre un documental sobre los árboles paulownia. Este especie de plantas resalta en el planeta por ser de las que más rápido crecen. En una década, el paulownia, puede alcanzar entre 9 y 12 metros de altura. Además, naturalmente es resistente al agua salada, al fuego, a las termitas y a la descomposición.

“Empecé a pensar que si podíamos acelerar el crecimiento de estos árboles, podrían alcanzar una altura aún mayor y podríamos moldearlos en cualquier forma. Con la ayuda de sistemas especiales de guías, incluso podemos hacer crecer un rascacielos”, añadió Lesyuk, según publica Daily Mail, citando a Zaxid.Net.