logo
 /
Sneakers 07/05/2021

Luto en Vans: Falleció Paul van Doren, el legendario cofundador de la marca

Gracias por tanto, Paul.

Vans perdió a su cofundador, Paul van Doren, fallecido este viernes a los 90 años. Su hermano Jim había muerto en 2011.

La empresa de zapatillas realizó el anuncio a través de su cuenta de Instagram.

“Paul no solo era un empresario: era un innovador”, informó. “La Van Doren Rubber Company fue la culminación de toda una vida de experimentación y trabajo duro en la industria del calzado”.

“Los atrevidos experimentos de Paul en diseño de productos, distribución y marketing, junto con su habilidad para los números y la eficiencia convirtieron un negocio familiar de zapatillas en una marca reconocida a nivel mundial”.

Recientemente, Paul publicó su libro Authentic: A Memoir by the Founder of Vans.

Vans asumió la cultura del skate y el surf, ampliando sus horizontes hacia la vestimenta de calle. De California, las zapatillas Vans conquistaron al mundo: en todo lugar donde hubiese una playa, una plazuela o una calle dónde patinar, allí estaban.

Los orígenes de Vans, con Paul y Jim van Doren como fundadores

Los hermanos Paul y Jim van Doren, junto con sus socios Gordon Lee y Serge Delia, abrieron la compañía de zapatillas el 16 de marzo de 1966 en Anaheim, California. La Van Doren Rubber Company fabricaba los zapatos en las mismas instalaciones, vendiéndolos directamente al público.

Ese 16 de marzo, 12 personas se convirtieron en los primeros clientes, comprando zapatillas que se fabricaron ese mismo día: las recogieron en la tarde, como lo explica la historia de Vans en su página web.

Paul van Doren en los 70

“Los mejores profesores en el arte del comercio minorista son los propios clientes”, escribió Paul en su libro.

En los 70 se popularizaron entre los skaterboarders, gracias no solo a su imagen de libertad, sino a su suela pegajosa, que prevenía contra los resbalones.

Para 1984 la empresa quebró: las zapatillas se vendían, pero los productos de la empresa se agotaron y Vans tuvo que acudir al Estado para sobrevivir. Los tribunales aprobaron el plan de reorganización realizado por Paul, que asumió la presidencia.

Paul se retiró por primera vez en 1980, alcanzando la presidencia su hermano menor, Jimmy. Volvió para ayudar a levantar a la empresa tras la quiebra. “Con el éxito viene la reputación, con las dificultades viene el carácter”, decía, y con toda razón.

Paul van Doren

Según la Vans, el mismo Paul anuncia a los empleados que es posible que no obtengan un aumento durante tres años, y que tendrán que recortar todo menos la calidad de las Vans. Incluso, los mismos trabajadores debían llevar el papel higiénico al trabajo: tal fue el momento de crisis de la compañía.

Sin embargo, la empresa sale de sus deudas en 1987.

El factor familiar, clave en el desarrollo de Vans

El apoyo familiar siempre resultó esencial en el desarrollo de la empresa. De acuerdo con WWD, los pequeños Van Doren repartieron volantes para la apertura de la primera tienda. El hijo de Paul, Steve van Doren, es vicepresidente de eventos y promociones; mientras, Kristy van Doren, es directora senior de marketing para Norteamérica.

Jenny Battiest, nieta de Paul, es gerente de mercadeo para las Américas, y su hija Cheryl es vicepresidenta de recursos humanos.

“Paul tenía un talento natural para los números y la eficiencia”, señala WWD. “Hizo un buen trabajo optimizando la producción de la línea de montaje de las camisetas y zapatillas de lona en Randy’s Rubber Company East y Randy’s West”.

Paul y Steve van Doren

Con el paso de las décadas, Vans no solo vendió zapatillas e indumentarias, sino que apoyó eventos musicales en vivo, competencias de skateboarding, colaboraciones con grandes modistas como Karl Lagerfeld y Marc Jacobs, y más.

Y todo comenzó aquella mañana de 1966 en Anaheim, California. El espíritu de Paul estará presente por siempre cada Vans que se encuentre por las calles.