logo
 /
Sneakers 26/05/2021

ÍCONOS / Nike Air Max 1, o cómo caminar sobre el aire se hizo visible

Zapatillas que hicieron historia.

¿Se puede tomar el aire, capturarlo y utilizarlo para beneficio de nuestros pies? Claro: lo logró la Nike desde su modelo Air Max 1, nacido en 1987 con el diseño de Tinker Hatfield.

Hubo un modelo predecesor, en 1979. Frank Rudy, inventor y extrabajador de la NASA, ideó una técnica de amortiguación para calzados deportivos. Allí nació el Air, definido como el “aire dentro de la suela de la zapatilla para amortiguar”.

La serie Tailwind fue la primera en utilizar el Air.

Pero en 1987 llegó Hatfield, junto con Mark Parker (el desarrollador), y le dio vida a la Nike Air Max 1. Específicamente nació el 26 de marzo: desde entonces, se celebra su día.

Este calzado revolucionó el deporte, presentando su cámara de aire visible.  

La revolución “francesa” de las Nike Air Max 1

Cuenta la empresa que Tinker Hatfield se inspiró en el Centro Pompidou, de París, Francia. Este es el Centro Nacional de Arte y Cultura de la capital francesa, inaugurado el 31 de enero de 1977. La particularidad de esta infraestructura es que todo su interior es visible desde el exterior.

“Esta es una de las estructuras arquitectónicas más polarizadoras del mundo, ya que fue y es famoso por su exposición y celebración de elementos de construcción típicamente internos”, rememora la Nike.  

Nike Air Max 1

Precisamente, como la cámara de aire de la zapatilla.

“Sentó las bases para el progreso de la línea Air Max”, describe Nike en su reseña del modelo. “Ahora sigue siendo un imprescindible del estilo urbano, que se presenta en versiones de colores clásicas y nuevas”.

“Al ser el primer calzado de su tipo en contar con una unidad Air visible”, reitera el fabricante norteamericano, “el Air Max 1 abrió la puerta a un sinfín de nuevas incorporaciones exclusivas con la tecnología Nike Air”.

La historia, según Tinker Hatfield

Hatfield contó, en una entrevista con The Guardian, cómo creó los legendarios modelos.

“Las Air Max fueron revolucionarias en su época”, considera Hatfield. “Tenían nuevos colores, eran muy llevables y tampoco eran muy locas. Estaban diseñadas para respirar, para ser flexibles y para quedar bien. Y tenían algo que las hacía totalmente diferentes al resto de zapatillas de 1987: la cámara de aire en la suela y el marco de color que la rodeaba”.

Tinker Hatfield, creador de las Nike Air Max 1

“A partir de entonces, siempre ha sido fácil reinterpretarlas, sus posibilidades son infinitas. Eso sí, en su momento hubo quien quiso despedirme por haber hecho aquello en Nike”, bromeó el diseñador nacido en Hillsboro, Oregon, en 1952.

El rendimiento atlético de los usuarios de las Nike Air Max 1 mejoró, gracias al amortiguamiento. La comodidad surgió de forma inmediata, y el diseño las hacía mucho más atractivas. Desde entonces, se convirtieron en un símbolo del estilo y el rendimiento, uno tomado de la mano del otro.  

Sus sucesoras

A las Nike Air Max 1 les siguieron las Air Max Light, la Air Max II y la III. Luego nacieron los modelos Air Max 90, 93 y 95. Esta última contó con dos unidades individuales de aire, una en la parte delantera y otra en la trasera de cada zapatilla.

El 97 destacó porque tenía una cámara de aire que recorría toda la planta del pie.

También resaltan las Plus, 360 y 2015.

Las colaboraciones son constantes, permanentes a lo largo de la historia de estas icónicas zapatillas. Aquazzura, Giuseppe Zanotti, Gianvitto Rossi, Louboutin, Travis Scott… todos contribuyeron con distintos diseños. Además, fanáticos como Justin Timberlake, Jerry Seinfeld, el fallecido Robin Williams y el DK Clark Kent.

Nike Air Max 1

‎“Cada zapatilla que diseño tiene una historia detrás”, contaba Hatfield a The Guardian. “Eso es de lo que todo el mundo se enamora, ya sea la historia del zapato, la relevancia cultural o la tecnología, ya sea que eso esté entusiasmado con la última tecnología del último diseño como flywire o recordar la tecnología del Air Max, por ejemplo”.‎

‎Y que el atractivo no esté solo en las pistas de carrera o en las canchas, sino también en los conciertos y las fiestas, y en la cultura hip hop, es algo que emociona aún más a Hatfield.

“En el baile lo puedo entender un poco más, se trata de movimiento, pero para que salte la valla y entre en la cultura hip hop moderna, me sorprendió, felizmente sorprendido”.