logo
 /
Ciencia 18/05/2021

Miss Universo y las mujeres en las ciencias de la computación

La mexicana Andrea Meza es una de las muchas mujeres que han elegido esa profesión

Ayer se llevó a cabo el certamen Miss Universo, en el que la ganadora fue la mexicana Andrea Meza, que es ingeniera de software de profesión.

Si bien en nuestros tiempos existen opiniones divididas sobre la relevancia de un concurso en el que se pone en competencia la belleza física de las personas, el hecho de que hablemos de ellas, muestra que no somos indiferentes a eso.

Podríamos argumentar que ese tipo de concursos son una forma en la que solamente se reconocen ciertos atributos de las mujeres, que no toman en cuenta nuestras capacidades intelectuales, o que perpetuan ciertos estándares de belleza.

También podríamos decir que las mujeres que participan lo hacen porque así lo deciden: están en su derecho y para ellas es importante el reconocimiento a su belleza física, ¿no es parte entonces de su libertad?

Pero si además de cuestionarnos la validez de Miss Universo, nos sorprendemos de que Andrea Meza además de ser una mujer muy hermosa, para muchos estándares, también estudió para ser ingeniera de software, entonces deberíamos tal vez pensar dos veces.

La programadora aristócrata

Augusta Ada King, condesa de Lovelace, simplemente conocida como Ada Lovelace, hija del poeta inglés Lord Byron, es considerada la primera programadora.

Esta aristócrata inglesa, nacida en el siglo XIX, tuvo la oportunidad de tener una educación muy completa y variada desde muy temprana edad que incluyó música, francés, matemáticas y ciencias.

El círculo social en el que se movía, le permitía ir a elegantes fiestas: además así pudo tener contacto con reconocidos científicos de su época.

Así conoció a Charles Babbage un matemático que estaba diseñando una calculadora mecánica, el antecedente de las computadoras. 

Este invento entusiasmó a Ada, que imaginó e ideó el primer algoritmo informático: una serie de instrucciones, para que la máquina de Babbage hiciera cálculos.

La actriz inventora

Nacida como Hedwig Eva Maria Kiessler en Austria, luego tomó el nombre artístico Hedy Lamarr cuando comenzó a actuar en Hollywood.

Desde niña se interesó por el teatro y la actuación, pero también en la tecnología, influida por su padre que era inventor.

Así de adulta cuando vivía en EE. UU., se le reconoció como la mujer más hermosa del mundo.

Pero también diseñó un sistema de salto de frecuencias con la intención de usarse como tecnología militar durante la Segunda Guerra Mundial.

Ese sistema es la base de otras tecnologías de comunicación actuales como el Wi-Fi y el Bluetooth.

La monja que desarrolló un lenguaje de computación

Si de estereotipos se trata, es muy difícil que pensemos que una mujer dedicada a la vida religiosa tenga otras actividades más allá eso.

Pero aquí tenemos a Mary Kenneth Keller: una monja católica que fue la primera mujer en obtener un doctorado en informática en EE. UU., antes de eso había obtenido en grado en matemáticas y ciencias en la Universidad DePaul en Chicago.

Trabajó en la Universidad de Dartmouth donde participó en el desarrollo del lenguaje de computación BASIC.

Todo eso mientras era parte de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de la Beata Virgen María.

Además de predicar la palabra de los evangelios cristiano, Mary se dedicó a promover el uso de las computadoras para la educación.

Así que si a ustedes les resulta raro, que una mujer con ciertos intereses o apariencia, sea también una persona con cierta profesión, mejor piensen eso dos veces.