logo
 /
Ciencia 19/05/2021

Científicos desarrollan un impresionante modelo 3D que simula la formación de las estrellas desde su entorno gaseoso

Se trata de la simulación de formación de estrellas más realista, y con mejor calidad en sus imágenes, realizada hasta ahora.

La inmensa región que se conoce de todo el universo tiene incontables misterios. Y la ciencia, uno a uno se encuentra detrás de ellos. Comprender el inicio de todo con certeza, y hacia donde nos dirigimos es uno de los principales objetivos. Por lo tanto, gracias a un avance tecnológico, esa extensísima lista de misterios parece exponer una nueva respuesta. Científicos de varias universidades norteamericanas han diseñado un modelo 3D que simula la formación de las estrellas desde su entorno gaseoso.

Es decir, gracias a esta simulación computarizada, los científicos ahora pueden imitar el nacimiento de una estrella. Conocer la forma en la que inicia este proceso, saber cómo se desarrolla y su resultado final. Simplemente es impresionante. Y es que los expertos en astronomía, ingeniería, astrofísica y otras ramas involucradas en este proyecto, están simulando un comportamiento que tarda millones de años en completarse. Entonces, es realmente imponente ver la manera en la que trabaja el desarrollo de estos expertos.

Reseña el portal Daily Mail que esta es “la simulación 3D de formación estelar más realista y de mayor resolución hasta la fecha”. La herramienta desarrollada por los astrofísicos permite a los espectadores apreciar un espectáculo visual. Los mismos disfrutan de una colorida nube de gas que rodea el proceso de formación de las estrellas en los albores del universo.

Asimismo, el proyecto es también el primero en simular una nube de gas completa en alta resolución a todo color. Gracias a su impresionante calidad de imagen, explican que lograron simular estrellas hasta 100 veces más masiva de lo que era posible con anteriores modelos.

Starforge: modelo para simular formación de estrellas

Publica el mismo sitio mencionado que el nombre que lleva este modelo es Starforge (por la formación de las estrellas en entornos gaseosos). Y aparte de exponer modelos de formación de los cuerpos celestes, también ofrece detalles de su evolución y la dinámica de su comportamiento. En su proceso, el modelo computarizado considera elementos presentes en el universo, en plenas formaciones, como los chorros, la radiación, los vientos solares y las actividades de las supernovas cercanas.

Entre las preguntas que los científicos buscan contestar, con este cautivador proyecto están las razones por las cuáles una estrella avanza en su formación tan lenta e ineficiente. En referencia a esto último, los astrofísicos detallan que no todas obtienen la misma masa y existe la posibilidad de las conocidas estrellas fallidas.

Entonces, con esto quieren determinar cuál es el elemento que determina la circunferencia y masa de una estrella, y por qué tienden a formarse en cúmulos. La investigación es obra de científicos de las universidades de Northwestern, Harvard, Universidad de Texas, Instituto Caltech y la Universdad de Toronto.

Un salto hacia el futuro

Los autores de esta investigación reconocen antiguos modelos que intentaron y en algunos casos lograron éxitos, para determinar la formación de las estrellas. Sin embargo, resaltan su trabajo y lo califican como un salto cuántico en la informática.

“La gente ha estado simulando la formación de estrellas durante un par de décadas, pero STARFORGE es un salto cuántico en tecnología”, dijo Michael Grudić de Northwestern. Y además añadió: “Otros modelos solo han podido simular una pequeña parte de la nube donde se forman las estrellas, no toda la nube en alta resolución. Sin ver el panorama general, pasamos por alto muchos factores que podrían influir en el resultado de la estrella”.

“Las estrellas también se forman en nubes de polvo, por lo que en su mayoría están ocultas. Ha sido una pregunta muy desafiante de explorar debido a la variedad de procesos físicos involucrados. Esta nueva simulación nos ayudará a abordar directamente cuestiones fundamentales que antes no podíamos responder de forma definitiva”, dijo Claude-André Faucher-Giguère, autor principal de este proyecto.