logo
 /
Ciencia 26/05/2021

Día del orgullo geek: tres inventos predichos por Douglas Adams

Este autor británico de ciencia ficción en su obra describió tecnología ficticia que ahora es realidad

Hoy 25 de mayo se festeja el Día del Orgullo Geek, como celebración de la cultura friki, en torno a películas, cómics, videojuegos y literatura sobre todo de fantasía y ciencia ficción.

Y esta celebración coincide con una conmemoración dedicada al autor británico de ciencia ficción Douglas Adams.

La guía del autoestopista galáctico es un libro sobre un libro: uno que existe con la intención de orientar a los viajeros intergalácticos.

Entre las muchas recomendaciones que incluye, es que los viajeros siempre deben llevar consigo una toalla, pues: “es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar”.

Por esto, los admiradores de Adams decidieron nombrar el 25 de mayo como Día de la Toalla, en su honor.

Además de mucho humor y esa curiosa referencia a las toallas, la obra de Adams contiene descripciones de objetos o tecnologías, que no existían o no eran tan comunes a finales de la década de 1970, cuando la novela fue escrita.

Libros electrónicos

El protagonista de La guía del autoestopista galáctico, Arthur Dent, es un habitante de la Tierra, que de un momento a otro se ve obligado a volverse un viajero intergaláctico.

Pero no está solo: tiene acompañantes, como Ford Prefect, quien entre otras cosas le presenta un notable libro: La guía del autoestopista galáctico.

“…tenía un aparato que parecía una calculadora electrónica más bien grande. Estaba equipada de un centenar de diminutos botones planos y de una pantalla de unos diez centímetros cuadrados en la que en un momento podía verse cualquier cara de su millón de «páginas». Tenía un aspecto demencialmente complicado, y ésa era una de las razones por las cuales estaba escrito en la cubierta de plástico que tapaba las palabras «NO SE ASUSTE» con caracteres grandes y agradables”.

La guía del autoestopista galáctico

Aunque quizá nosotros, seres humanos del siglo XXI no nos asustaríamos al ver algo así.

Tal vez ustedes mismo tienen un eReader, cuya descripción se ajusta bastante bien a la anterior.

Cuando Douglas Adams escribió esto, ya existían las computadoras, pero las portátiles que conocemos como laptops, se desarrollaron después, en 1981.

Almacenamiento casi infinito de información

Una de las razones por la que la guía del autoestopista galáctico es un libro que se almacena electrónicamente, es porque contiene una enorme cantidad de información.

Y esa es una de las ventajas de los eReaders: cargamos bibliotecas completas de un lado a otro, sin la incomodidad de llevar los libros.

Y esa es otra de las ventajas que Douglas Adams describe para su guía:

“El motivo por el que se publicó en forma de micro submesón electrónico, era porque, si se hubiera impreso como un libro normal, un autoestopista interestelar habría necesitado varios edificios grandes e incómodos para transportarlo”.

La guía del autoestopista galáctico

Traducción instantánea en tu oído

Cuando eres un viajero intergaláctico, también necesitarás algo que te ayude comunicarte con quienes no hablen tu idioma.

En el mundo de La guía del autoestopista galáctico, no existe algo como un diccionario universal, sino peces que se introducen en los oídos:

“…si uno se introduce un pez Babel en el oído, puede entender al instante todo lo que se diga en cualquier lenguaje. Las formas lingüísticas que se oyen en realidad, descifran la matriz de la onda cerebral introducida en la mente por el pez Babel.”

La guía del autoestopista galáctico

Por extraña que parezca esta solución, que involucra una especie ficticia de peces espaciales, no deja de sonar muy útil.

Pero en la Tierra no necesitamos peces en los oídos, es suficiente con audífonos y aplicaciones que realizan traducciones automáticas.

Si no han leído La guía del autoestopista galáctico, quizá hoy sea un buen día para empezar a hacerlo, uno nunca sabe cuándo necesitará alguno de esos consejos. Y no salgan sin su toalla.