logo
 /
Espacio 12/05/2021

¿Usar una cometa para generar energía en Marte? Esto proponen en Europa

Una idea que no luce descabellada…

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) considera que el viento en Marte puede ayudar a la generación de energía, de cara a futuras colonizaciones. ¿Cuál es el mecanismo más sencillo para aprovecharlo? Una cometa.

Las autoridades espaciales europeas impulsan una competición para crear esta cometa, basados en investigaciones de la Universidad Tecnológica de Delft, en los Países Bajos.

La propuesta europea: usar una cometa para generar energía en Marte.

Según los holandeses, el uso de una cometa gigante volada por robots aprovecharía las altas velocidades del viento marciano, con lo que generaría suficiente energía para los astronautas.

“Las velocidades más altas del viento y la menor densidad a algún grado se equilibran, pero no completamente”, explica Roland Schmehl, de la Universidad Tecnológica de Delft, en conversación con la BBC. “Por ello también necesitamos aumentar la superficie de la cometa drásticamente”.

“Hemos visto algo similar con el helicóptero Ingenuity, que ahora está volando en Marte. Este helicóptero tiene palas de rotor mucho más grande que los pequeños drones que se ven aquí, en la Tierra”.

Así debe ser la cometa para generar energía en Marte

Explican los investigadores que la cometa mediría 50 metros cuadrados, y se uniría a un aparato que, mientras vuele la cometa, gire para crear energía.

“Para amortiguar las fluctuaciones energéticas inevitables y equilibrar las variaciones estacionales y diurnas de los recursos, los dos sistemas energéticos se combinan con un sistema de almacenamiento de gas comprimido y baterías de litio-azufre”.

“La solución de energía eólica en el aire fue seleccionada debido a su baja relación peso-ala-superficie-superficie, volumen de embalaje compacto y factor de alta capacidad”, señalan los científicos en su presentación. Se prevé que el costo del sistema ascienda a 8.95 millones de euros, sin incluir el transporte al planeta.

La propuesta europea: usar una cometa para generar energía en Marte.

Otra de las propuestas es el uso de 70 metros cuadrados de paneles solares, que conviertan la luz en electricidad. Con estas dos medidas, se proporcionaría suficiente energía para una base marciana.

Marte está más lejos del Sol que la Tierra, por lo que obtiene apenas el 43% de la luz solar que se recibe en nuestro planeta. Y, como apuntan los científicos, enviar turbinas eólicas y baterías regulares desde aquí es imposible, por su tamaño.

Así que no es descabellado el plan de la cometa gigante.

Once científicos participaron en la investigación. Además de Schmehl, se encuentran Lora Ouroumova, Daan Witte, Bart Klootwijk, Esmée Terwindt, Francesca van Marion, Dmitrij Mordasov, Fernando Corte Vargas, Siri Heidweiller, Márton Géczi y Marcel Kempers.

La misión de la NASA en Marte

En la actualidad existen tres misiones en el planeta rojo, de Estados Unidos, Emiratos Árabes y China. No obstante, solo la norteamericana se encuentra sobre la superficie.

El Perseverance en Marte

El rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity analizan el clima de Marte, recogiendo muestras de rocas. Ingenuity ya suma cinco vuelos de prueba, todos exitosos.

Se espera que para finales de la década de 2020 o principios de la de 2030 una misión recoja los elementos recabados por el Perseverance, mientras los investigadores analicen, a través de las cámaras de los aparatos, todo lo que se vea en el planeta.