Ciencia

Ciencia: ¿Cómo funcionan las baterías recargables?

Tal vez te has preguntado cuál es la diferencia entre estas baterías y las que dejan de servir después de un tiempo

Las baterías son un invento que existe realmente desde hace siglos y que son parte de nuestra vida cotidiana.

Aunque en el siglo XX, podría haber parecido que no dependíamos de ellas, pues las usábamos en cosas aparentemente pequeñas: controles remotos, receptores de radio, juguetes.

Pero desde con el desarrollo de los dispositivos móviles, desde hace unas décadas las baterías nos parecen completamente indispensables.

Electricidad apilada

Las pilas o baterías son dispositivos que producen energía eléctrica a partir de reacciones químicas. 

El científico italiano Alessandro Volta diseñó la primera pila en 1799: la hizo apilando discos de zinc y cobre, entre los cuales puso pedazos de fieltro mojados en agua con sal, para conducir la corriente eléctrica.

Así el nombre de esos aparatos viene justamente de que la primera se hizo con una pila de discos de metal.

Después del invento de la pila voltaica, surgieron otros diseños de baterías, algunas de las cuáles siguen vigentes hasta nuestros días, con ligeras modificaciones.

Una de ellas es la batería de plomo-ácido, inventada por Gastón Planté en 1859: la mismísima batería que utilizan los autos convencionales de combustión interna.

La otra, es la pila seca desarrollada por Georges Leclanché, las baterías alcalinas que usamos en controles remotos, tienen básicamente el mismo diseño y funciones que las diseñadas por Leclanché en 1868.

Baterías no incluidas

El otro nombre que usamos para las pilas, baterías, también tiene que ver con sus primeros diseños: los elementos que las formaban se colocaban en batería, unos junto a otros.

Estos arreglos consistían en apilar o acomodar varios electrodos uno junto a otro, tienen que ver con el objetivo de conseguir que la reacción química dentro de las pilas, generara la mayor cantidad de energía eléctrica posible.

Todas las baterías funcionan con el mismo principio: deben tener dos electrodos de metal o algún compuesto metálico y deben contener un electrolito.

En la primera pila voltaica, los electrodos eran los discos de metálicos y el electrolito era la sal, que estaba entre los electrodos.

La reacción química que ocurre dentro de una pila se da entre los electrodos: ahí fluyen electrones del polo negativo al polo positivo, y el electrolito ayuda a transportarlos.

Una corriente eléctrica es un flujo de cargas: así que los electrones que se mueven en una batería hacen que nuestros aparatos funcionen.

¿Alguien me presta un cargador?

En las pilas no recargables, solo hay una posibilidad: cuando se acaban las sustancias de los electrodos, ya no hay flujo de electrones ni corriente eléctrica.

Pero nos hemos acostumbrado a tener baterías recargables: desde nuestro celular, hasta en los autos, no solo en los eléctricos, sino en los convencionales.

La batería de plomo-ácido es uno de los ejemplos más comunes de baterías recargables, antes de las baterías de iones de litio, de los dispositivos electrónicos.

Sin importar su diseño, en las pilas recargables lo que sucede es que la reacción química se puede revertir.

En un sentido la reacción produce corriente eléctrica, y en el sentido opuesto le damos corriente eléctrica para que suceda.

Entonces, al conectar una batería para “recargarla”, revertimos su estado hasta el punto que sus componentes puedan hacer la reacción que produce electricidad.

Desgraciadamente en cada ciclo de carga y descarga, las baterías no se recuperan por completo, por eso incluso las baterías recargables tienen una vida útil.

De cualquier manera, considerando la contaminación, son una mucho mejor alternativa que las baterías no recargables. Pero eso se los tendré que contar otro día, ahora me estoy quedando sin batería.

Tags

Lo Último


Te recomendamos