logo
 /
Espacio 21/05/2021

Estudio que pronostica el clima espacial afirma que la misión Artemis de la NASA para el 2024 está en peligro

Es posible que haya un clima extremo por el inicio del ciclo solar.

De los múltiples proyectos que desarrolla la NASA en cuanto a exploración y misiones espaciales, hay uno que resalta, y lo hace con creces. La magnitud de sus objetivos y lo significativo de sus integrantes lo convierten en uno de los más ambiciosos para la agencia espacial estadounidense. Se trata de la misión Artemis, que desde el 2024 pretende colocar de nuevo humanos en la Luna. Sin embargo, esta planificación podría verse interrumpida por un evento natural, detallan científicos de una institución británica.

Artemis es la misión de la NASA que logrará dos hitos significativos para la humanidad. Apartando los retos científicos que seguramente se van a cumplir, en esta misión viajará la primera mujer hacia la Luna. Asimismo, también estará presente el primer hombre (o mujer) de color en el satélite natural. Además, están los temas referenciales al hecho de poder colocar una base en otro cuerpo celeste. Así como también, posiblemente, comenzar a allanar el camino para una estación espacial, pero en la órbita de nuestro vecino más cercano.

Son muchos los retos y proyectos que se iniciarán con Artemis. Y es que no se trata de un solo viaje. El primero está pautado para el 2024 y allí pisarán la superficie dos astronautas. No obstante, hay un total de 18 integrantes de esta misión que en algún momento llegarán a la Luna en lo que dure este proyecto para la agencia espacial estadounidense.

Pero lamentablemente ocurre la primera traba, que oficialmente todavía no daña los planes. Pero si pone a los científicos a revisar los datos y corroborar lo que expone un reciente estudio. Detallan que, posiblemente un clima extremo espacial, tenga que postergar o apurar el primer paso grande de la misión Artemis.

Cómo afecta el clima a Artemis

Reseña Daily Mail, que un estudio realizado por la Universidad de Reading, analizó más de 150 años de datos del clima espacial. La intención fue en principio conseguir patrones en los periodos de tiempo donde ocurrieron los eventos más extremos.

Entonces, detallaron que el ciclo solar 25, que inició a finales del año 2019, podría registrar un comportamiento extremo que coincida con el tiempo de la misión tripulada en el espacio.

Entre los eventos extremos que pronostican en su investigación, podrían ocurrir tormentas y fuertes vientos solares. En consecuencia, este tipo de fenómenos pueden llegar a repercutir en las redes eléctricas del mismo planeta Tierra. Entonces, se podrían imaginar lo que esto significaría para un cohete fuera de la protección que brinda la atmósfera.

Simplemente podría resultar extremadamente peligroso para los astronautas, naves y hasta para los satélites. Dentro de los tiempos que observaron en sus patrones, los ciclos solares que se cumplen cada 11 años, estarían aumentando su actividad durante su quinto año, es decir, en los momentos impares del ciclo.

Explica el profesor Mathew Owens, físico espacial y coautor del estudio, que anteriormente se tenía la creencia de que “los eventos meteorológicos espaciales eran aleatorios en sus tiempos. Sin embargo, esta investigación sugiere que son más predecibles, generalmente siguiendo las mismas ‘estaciones’ de actividad que los eventos meteorológicos espaciales más pequeños”, señaló.

Y añadió: “Pero también muestran algunas diferencias importantes durante la temporada más activa, lo que podría ayudarnos a evitar los efectos dañinos del clima espacial”.