logo
 /
Internet 13/05/2021

El anime y las producciones japonesas lideran el mercado de contenido extranjero en los Estados Unidos

Análisis realizados por Parrot Analytics muestran la escalada del anime en las plataformas de Internet en los Estados Unidos.

Un reciente análisis de la reconocida firma Parrot Analytics muestra una escalada de los anime y las producciones japonesas en los Estados Unidos, reseña Bloomberg. El público norteamericano, en su gran mayoría y cuando se dispone a ver contenido extranjero, elige un anime. Y esto se refleja en series como Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba o Shingeki no Kyojin: Attack On Titan.

Las cifras que muestran la escalada del contenido japonés en los Estados Unidos, despegaron durante el primer año de pandemia. Es decir, durante los últimos cinco trimestres.

Reseña Bloomberg, citando las cifras del análisis de Parrot Analytics, que durante el primer trimestre de pandemia, la audiencia de anime en Estados Unidos aumentó un 33 por ciento. Mientras que, ahora en el 2021 los números se despegaron y el porcentaje se duplicó.

“Los espectadores estadounidenses también estaban más interesados ​​en el contenido japonés en comparación con otras ofertas en idiomas extranjeros”, describe el portal citado. Según el informe esta cifra representa un tercio de la demanda del contenido extranjero. Los japoneses superaron al contenido en español, que fue de un 21% y a la programación coreana, que fue de un 11%.

El anime en plataformas de contenido

Con la intención de revelar las cifras y métricas exactas de lo que la gente mira por televisión en los Estados Unidos, consideraron todas las plataformas. Es decir, midieron el comportamiento de Internet en general y además el de los servicios de streaming. Netflix se queda con la mayor parte de la audiencia. Sin embargo, otros servicios como Crunchyroll también apareció en el radar.

Además, también tomaron en cuenta los motores de búsqueda en Google, televisión en línea, plataformas de televisión abierta y el comportamiento de las redes sociales. Entre las mediciones, también apareció el contenido hindú que registró un 8.6% y el resto de los idiomas alcanzó un 28.9 por ciento. Es decir, ninguna producción extranjera fue más que los japoneses, quienes superaron la barrera del 30%.

El impulso de este fenómeno

Bloomberg cita unas palabras de Taiki Sakurai, a quien identifican cómo el mayor productor de anime en Netflix. Este personaje indica que las personas que buscan programas japoneses de acción, fue porque no estaban familiarizados con el anime. Entonces, en la pandemia vieron al menos un título y de inmediato se prendieron en la adictiva fiebre de este tipo de producciones.

Finalmente, una de las historias responsables de este comportamiento es la película de Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba que rompió las taquillas en Japón e hizo lo propio en los Estados Unidos. En las salas de cine del territorio norteamericano recaudó USD $37.1 millones. Y cómo serie superó a populares títulos de Marvel de la talla de Wandavision, por colocar un ejemplo reciente.