Entretenimiento

Los Simpson: estas son las adicciones de todos los miembros de la familia

Los Simpson han sufrido o sufren aún de muchas adicciones, aquí te presentamos las más representativas que tiene cada miembro de la familia.

Los Simpson adicciones

Los Simpson se han caracterizado desde hace muchos años por tener rasgos muy característicos de cada uno de ellos. Es decir, Homero es flojo y algo tonto, mientras que Bart es travieso y rebelde. Pero algo de lo que casi no se habla es de los adicción que estos personajes tienen.

Primero que nada, podemos definir «adicción» a todo aquel comportamiento ligado a una acción que puede afectar tu vida personal, tu salud, tus estudios o tu trabajo. Algo que es básicamente imposible de superar sin ayuda profesional.

A nuestra familia amarilla favorita no les faltan adicciones y a continuación veremos las más representativas de cada personaje de Los Simpson. Al menos los personajes principales.

Los Simpson: Bart – Drogas

Empezamos muy fuerte con esta nota y es que Bart se volvió adicto a una droga en especial: Focusyn. Una droga ficticia del universo de Los Simpson.

Esta droga experimental prometía hacer que se volviera un mejor estudiante al lograr que este supere su trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el cual no lo deja sacar buenas calificaciones en la escuela o llevar una vida libre de conflictos.

Curiosamente, la droga funciona, haciéndolo un alumno ejemplar, pero después, llevándolo a «despertar» y a asegurar que el gobierno nos vigila desde los satélites de la liga mayor de Baseball. Lo que resulta ser cierto.

No se le ha vuelto a ver cerca de su Focusyn, pero durante el tiempo que duró su adicción, este se convirtió en una persona completamente diferente, aislándose de toda su familia y amigos, y con miedo constante a ser vigilado.

Los Simpson: Lisa – Videojuegos

Aquí también podemos decir que ella es adicta al reconocimiento, un problema muy grave que hace que las personas no dejen de trabajar, estudiar y también, a jugar videojuegos. Esto es porque constantemente tenemos la necesidad de recibir recompensas por nuestro esfuerzo, llegando al punto en que nos olvidamos de todo lo demás.

Lisa se vuelve adicta a los videojuegos cuando termina enfermando y, por lo mismo, se ve obligada a faltar a clases. Es ahí que descuida su tarea para poder seguir jugando una versión de Los Simpson de Crash, llamada Dash Dingo.

Su adicción la lleva a mentirle a su madre, a no poder despegarse de la pantalla e incluso, a fallar con una tarea, lo que la lleva a hacer trampa con tal de no reprobar.

Marge – El juego

Parece que la madre de la familia no es ajena a este problema de las adicciones y lo más interesante de todo el asunto es que ella es adicta a las apuestas y a los juegos de azar.

Esto no solamente hace que descuide a su familia, al grado de no preocuparse por Maggie cuando es atacada por un tigre, sino que además presenta un comportamiento agresivo e impredecible.

Esto parece haber empezado y terminado en un solo episodio, pero en capítulos posteriores se le puede ver perdiendo el sentido cuando se trata de apuestas y probabilidades, llegando incluso a lastimar a Lisa al apretar mucho su brazo.

Maggie – Chupón

Sea como sea que lo conozcan en tu país, no hay duda de que Maggie es adicta a tener su chupón en la boca todo el tiempo. De hecho ha tenido una dependencia tal a este, que hasta cuando es adulta y se encuentra dando a luz, la pueden calmar usando un chupón.

La falta de este objeto para bebés la ha llevado a meterse en problemas, pues en cuando no tiene algo en la boca, no duda en meterse cualquier otra cosa que pueda chupar y calmar su ansiedad.

Tal es el grado de su adicción que incluso el juego para Arcades de Los Simpson comienza cuando ella comienza a chupar un diamante que se había robado Smithers para el señor Burns.

Sin duda es una adicción que ha puesto en riesgo su vida en más de una ocasión y que la lleva a hacer muchas locuras con tal de conseguir su «pacificador» y poder estar tranquila.

Homero – Comida

Curiosamente, a pesar de que Homero es conocido por amar la cerveza Duff, tomar cerveza no es un problema para él, pues incluso puede dejar la bebida si es que se lo propone (o si Marge se lo pide por favor). De hecho, podemos ver una clara diferencia entre un adicto al alcohol y a uno que solo lo disfruta mucho con Barney, pues Barney de plano no puede controlarse a sí mismo, e incluso tomando bebidas sin alcohol, recae de inmediato a su adicción.

Pero es la adicción a la comida de Homero lo que lo ha hecho meterse en problema. Primero que nada, retando a un hombre a comer mucha carne, poniendo en riesgo su vida al consumir cantidades inhumanas de carne.

Otro de los más grandes ejemplos es cuando el diablo lo castiga y convierte su cabeza en una dona gigante, y Homero simplemente no puede dejar de comerse a sí mismo. Incluso en un episodio termina comiendo toda la comida en un bufet de mariscos.

Aunque, sin duda alguna, el hecho de comer un peligroso pez globo fue cuando estuvo más cerca de morir comiendo. Es gracias a toda la grasa y comida que ingiere a diario que lo han vuelto un hombre obesos y que difícilmente puede correr unos metros sin perder el aliento.

Tags

Lo Último


Te recomendamos