Ciencia

Científicos encuentran un implante que sería capaz de vencer la impotencia sexual en los hombres

Antes de ser considerados para combatir la impotencia sexual, los stents solo eran utilizados por los cardiólogos para afecciones cardiacas.

Aproximadamente el 80 por ciento de los hombres que sufren impotencia sexual, tiene problemas que van relacionados al corazón. En específico depósitos de grasas en los vasos bloquean el tránsito sanguíneo y de esta manera son incapaces de generar una erección del pene. Sin embargo, un reciente experimento científico probó con un implante que por lo general era utilizado para las personas con enfermedades cardíacas. Se trata de los llamados stents, que según lo reseña Daily Mail sostiene las vías abiertas y la sangre circula sin problemas para reavivar la vida amorosa de los hombres con este tipo de problemas.

Los stents son pequeñas mallas o diminutos tubos de alambre de aproximadamente 1mm de ancho. Estos, son utilizados para abrir arterias, venas y cualquier otro conductor del cuerpo que previamente fue obstruido. Además de su instalación en el sistema, a través de una cirugía de implante, es necesario de la ayuda de medicamentos. Explican los científicos que el cuerpo no los reconoce y el sistema inmunológico los ataca. Entonces, para evitar esto se utiliza un fármaco.

Los científicos implementaron este tipo de implante en un grupo de hombres con problemas de potencia sexual. En consecuencia, el resultado fue positivo y exitoso en 8 de cada 10 hombres, es decir el 80 por ciento.

La disfunción eréctil o impotencia sexual

El portal antes citado define de forma muy sencilla el proceso de la disfunción eréctil. Asimismo, detalla datos en los que asegura más de la mitad de los hombres de entre 40 y 70 años, en el Reino Unido sufren de esta condición.

Explican que, en situaciones donde no hay ningún tipo de problemas, durante el acto sexual, los vasos sanguíneos de un hombre se abren y la sangre comienza a correr hacia lo largo del pene. Entonces, el líquido queda atrapado bajo una alta presión y así se forma la erección. Pero, si las arterias tienen obstrucciones, entonces el flujo de sangre no es el adecuado y la persona es incapaz de mantener el miembro erguido.

Para este problema hay varios tratamientos que tienen a los fármacos solos como principales protagonistas. El más conocido de todos es el que fabricó Pfizer, a finales de los años 90, el Viagra. Sin embargo, explican los expertos que hay un 35% de pacientes que no responden ante la pastilla azul.

Por lo tanto, el implante de los stents para combatir la impotencia sexual se convertiría, hasta ahora, en la mejor opción.

El problema de los implantes

El único problema a vencer, para que este tratamiento sea finalmente aprobado es que los stents, cuando son para problemas cardíacos mantienen abiertos vasos sanguíneos más grandes. Mientras que, las arterias que conducen la sangre hacia el pene son más pequeñas y es por eso que el cuerpo las rechaza. Entonces la sangre coagula y cura directamente el lugar donde se hizo el implante.

Y encontrar el fármaco adecuado ha sido la única traba de los médicos que lleva a cabo este proyecto. Aunque ya han probado varios candidatos para sostener que esta es la vía de combatir la impotencia sexual del hombre.

Si bien colocar este stent en una arteria pequeña puede tener algunos efectos beneficiosos, los vasos sanguíneos más grandes dañados por, por ejemplo, la diabetes, también pueden necesitar tratamiento. Si a los pacientes se les coloca el stent, también deben tomar un anticoagulante para mantener sus vasos sanguíneos sanos, lo que contribuye a un buen funcionamiento eréctil

Tags

Lo Último


Te recomendamos