Estudios

La curación de heridas sin dejar cicatrices avanza y por ahora la investigación apunta a un fármaco que funcionó en animales

Imaginen una regeneración total de piel.

Casi todas las personas del mundo tienen al menos una herida en cualquier parte del cuerpo. Un corte con algún objeto filoso, como un vidrio o metal. Quizás debido a una caída o accidentes más peligrosos, pero en general, es muy común encontrar a una persona con una marca en la piel. Las cicatrices son casi imposible de desaparecer y para algunos puede representar un problema estético.

Sin embargo, una investigación que lleva décadas, recientemente podría haber encontrado una solución. Por ahora, se apunta a un fármaco, que estimula el crecimiento de piel normal para hacer que no queden cicatrices después de una unión por puntos. Anteriormente, aunque se tratara de un problema estético, los científicos de esta investigación señalan problemas de salud también.

En específico, según lo señala el portal de la Stanford Medicne, «el tejido cicatricial no tiene folículos pilosos ni glándulas sudoríparas y es inflexible y más débil que la piel», explicaron. Asimismo, detallaron que «las cicatrices pueden limitar la capacidad de nuestro cuerpo para moverse y adaptarse a los cambios de temperatura». Por lo tanto, no se trata de eliminar una marca, sino de generar tejido funcional para el cuerpo humano.

Michael Longaker, autor principal del estudio, dice que le encontró -parcialmente- la respuesta a una pregunta que le hicieron hace 34 años. Cuenta que en 1987 apoyaba a otro científico mientras realizaban investigaciones para salvar vidas en fetos. Entonces, en ese momento le tocó estudiar por qué las heridas en los fetos se curan sin dejar cicatrices. «Desde entonces, mi investigación se ha expandido a muchas otras áreas. Pero el intento de comprender la formación de cicatrices siempre ha sido un área de interés activo», dijo Longaker.

Las cicatrices que dejan las heridas

Al igual que en los fetos, en los ancianos ocurre algo parecido con las heridas y las cicatrices. Por lo tanto, determinaron que la elongación o estirada que puede estar la piel juega un papel importante en la curación de una herida en la misma. Entonces, el trabajo fue encontrar la manera en que la piel no se estire más y así poder curar una herida.

Lo primero que se piensa, dicen los expertos, es que no se haga una unión por puntos. Sin embargo, esta es la vía más rápida para cicatrizar. De lo contrario, si se espera a que vuelva a crecer la piel, en una herida, se puede exponer a una infección de bacteria o que la persona muera desangrada. En consecuencia, aunque deje los problemas mencionados, hay que unir de inmediato.

De esta manera, los científicos apuntan a reducir las fuerzas en cada borde de una incisión de curación. Dicha tensión que es la que termina generando las marcas, provoca un gen llamado engrailed. «Este gen ayuda a crear una proteína que a veces se encuentra en los fibroblastos, un tipo de célula de la piel que genera cicatrices», detallan los autores del estudio.

La manera de bloquear el gen

Finalmente, con la aplicación de un fármaco llamado verteporfina, se podría bloquear este gen. De hecho realizaron primero que todo pruebas con piel de ratón en un laboratorio. Después, ejecutaron ensayos en ratones a los que les realizaron cortes con anestesia y el fármaco actuó y además generó piel nueva de la misma calidad en lugar de las cicatrices. Incluso, según ellos mismos lo expresan, quedaron sorprendidos hasta del nivel de pelaje de los ratones, el cual se recuperó por completo.

«Una herida debe haber tres cosas para que la cicatrización de heridas sea una verdadera regeneración de la pie. La piel debe tener glándulas y folículos pilosos normales, debe tener una apariencia normal bajo un microscopio y debe ser tan fuerte como la piel normal. Lo primero que nos sorprendió fue todo el cabello de la herida curada. También pudimos ver glándulas normales y demostramos que la piel era tan fuerte como la piel sana», finalizó Michael Longaker.

Tags

Lo Último


Te recomendamos