logo
/ Nike: Zapatillas de basketball de Michael Jordan
Sneakers 17/03/2021

¿Las zapatillas de basketball te ayudan a brincar más alto?

Existe la tendencia a pensar que al utilizar zapatillas de basketball puedes brincar más alto. Quizás es el efecto de la publicidad, de ver a Michael Jordan clavando la pelota y utilizando Nike.

Pero ¿las zapatillas de basketball te ayudan a brincar más alto?

La respuesta simple es: no.

Michael Jordan contra los Lakers en 1991.
Michael Jordan contra los Lakers en 1991.

Vamos a la física. Lo necesario para lograr un salto vertical más alto es la cantidad de fuerza que puedes generar en la menor cantidad de tiempo. Esto es lo importante para el impulso.

La capacidad del atleta, y evidentemente su estatura, son clave para llegar más alto en el salto.

¿Y qué utilidad tienen entonces las zapatillas de basketball?

El valor de las zapatillas de basketball para el desempeño del atleta

Lo importante es que el deportista se sienta cómodo con su calzado. Esto es esencial.

Las zapatillas deben tener buena tracción, con la finalidad de darle estabilidad en el despegue y el aterrizaje.

Pero también contar con un soporte apropiado que evite la aparición de ampollas, callos y otros daños en la planta de los pies de los atletas.

LeBron James promocionando sus zapatillas de basketball.
LeBron James promocionando sus zapatillas de basketball.

Otra característica necesaria es la comodidad, que el calzado no sea pesado, que sea liviano para que el atleta pueda realizar mayor cantidad de movimientos sin cansarse.

Además, es esencial la amortiguación, que la zapatilla absorba la fuerza de despegue y aterrizaje. En esto destacan las zapatillas Nike y Adidas.

Aunque los basquetbolistas sean exquisitos al momento del diseño del calzado, lo principal siempre tiene qué ver con las características físicas.

Unos los prefieren más ligeros para favorecer los movimientos, pero otros consideran que la protección que dan las zapatillas más grandes es fundamental. Es cuestión de gustos.

El “extraordinario” caso de las zapatillas APL

La compañía Athletic Propulsion Labs creó en 2010 las APL Concept,  cuya propuesta consistía en hacer saltar casi 10 centímetros más al atleta.

Este calzado fue prohibido por la NBA ese año. A la luz actual, puede verse como un dopaje tecnológico, y es totalmente entendible la sanción de la liga.

Las APL, no obstante, eran reconocidas por su protección, pero también por su peso. Se hablaba de la tecnología patentada Load ‘N Launch, que sí, ayudaba a la comodidad, pero sin intervenir claramente en la capacidad de salto.

Era, finalmente, solo publicidad.

Diez años después de la sanción de la NBA, APL lanzó las zapatillas SuperFuture y Concept X, con el mismo estilo. La marca los llama “los dos zapatos de baloncesto más avanzados jamás creados” y mantienen la propuesta de los 10 centímetros de aumento.

“El APL Concept X y el APL SuperFuture ayudan al atleta a rendir al máximo”, afirmó Adam Goldston, uno de los creadores de APL.

Los pequeños gigantes en la NBA

Un jugador como Spud Webb era reconocido por su corto tamaño y su alto salto.

Webb, que vistió las camisetas de Atlanta Hawks, Sacramento Kings, Minnesota Timberwolves y Orlando Magic, medía 1.68 metros. Jugó entre 1985 y 1998 y, por cierto, su marca de zapatillas era Pony.

Incluso, ganó el Concurso de Clavadas de la NBA en 1986. ¿Cuál fue su clave? Ejercitar la capacidad de salto. Como lo dijimos al principio, todo está en la física: aplicar la mayor cantidad de fuerza en el menor tiempo posible. En eso eran maestros estos dos pequeños gigantes de la NBA.

El jugador más pequeño en la historia de la NBA fue Muggsy Bogues con apenas 1.60 metros de estatura. Jugó con Washington Bullets, Charlotte Hornets, Golden State Warriors y Toronto Raptors entre 1987 y 2001, pero sus características apuntaban más a las asistencias.

Pese a esto, llegó a promediar 2.6 rebotes por encuentro, nada mal para su tamaño.