Transporte

Y al final, todo era una broma: Volkswagen no cambiará su nombre a Voltswagen

Volkswagen mantendrá su nombre original: Voltswagen era solo una movida publicitaria para impulsar sus vehículos eléctricos. Todo en calma.

El humor alemán. Sí. Finalmente, Volkswagen no cambiará su nombre a Voltswagen, que era una especie de broma / truco publicitario para impulsar sus autos eléctricos.

La empresa había anunciado el “cambio” para su filial en Estados Unidos, en un comunicado que luego borró, generando la curiosidad del mundo automotriz. A partir de allí, surgieron todo tipo de aseveraciones sobre el tema.

Pero el martes en la tarde, Reuters y The Wall Street Journal anticiparon que era una broma. Este miércoles, las redes de Volkswagen modificaron sus nombres a Voltswagen. En el transcurso del día o para el 1 de abril, April Fools’ (el día de hacer bromas, en el mundo anglosajón), de acuerdo con los medios informativos, deben dar a conocer la movida mercadotécnica.

Como hemos dicho, finalmente quedará como Volkswagen.

“Sabemos que 66 es una edad inusual para cambiar el nombre, pero siempre hemos sido jóvenes de corazón. Presentamos Voltswagen. Similar a Volkswagen, pero con un enfoque renovado en los automóviles eléctricos. Comenzamos con nuestro nuevo y eléctrico SUV ID.4, disponible desde hoy”.

En un tuit, los alemanes continuaron con la broma de su cambio de nombre, como un impulso para el lanzamiento de su ID.4.

Sobre los 66 a los que hacen referencia son los años de la compañía en Estados Unidos. Recordemos que fue fundada en 1937 por Ferdinand Porsche, respaldada por la Alemania nazi.

La indignación de The Verge con la “broma” de Volkswagen (no Voltswagen)

Unos tomaron la broma como tal, pero The Verge no asimiló el sentido del humor alemán.

En su nota no olvidaron no solo su pasado nazi, sino también el hecho de que la compañía fue sorprendida instalando software para sus vehículos con el fin de mentir sobre las emisiones contaminantes.

La compañía alemana organizó un fraude para engañar a la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, alterando con un software los resultados de los controles técnicos de emisiones contaminantes en 11 millones de autos diésel.

Volkswagen tuvo que pagar 17.500 millones de dólares como compensación a los propietarios de los vehículos afectados y los concesionarios. Mientras, en Estados Unidos debe pagar una multa de 4.300 millones de dólares.

“Después de todo, el CEO del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, ha pasado los últimos meses emulando al CEO del Tesla, Elon Musk, quien toma decisiones erráticas como la mayoría de la gente bebe agua”, escribió Sean O’Kane en The Verge.

“Ahora sabemos que el cambio de marca no era más que otra mentira de una empresa que se ha hecho conocida por otra cosa: mentir”. Durísimo.

La nota de The Verge fue la misma del anuncio del cambio de nombre, actualizada a las 5:00 de la tarde, hora del Este de Estados Unidos.

Volviendo al tema de los autos eléctricos…

El ID.4 de Volkswagen tiene por mensaje “Antes de que pueda cambiar el mundo, tiene que cambiar el tuyo”. El vehículo eléctrico de la compañía alemana se basa en su versatilidad, en cómo dar el paso del combustible a la energía eléctrica.

“Nuestra nueva campaña ID.4 se centra en el increíble potencial que este vehículo tiene para hacer que la electricidad sea relevante para todos”, señaló Kimberley Gardiner, vicepresidente senior de marketing de Volkswagen. “A medida que más personas se den cuenta de los beneficios que conlleva poseer el ID.4, más elementos de la democratización pueden convertirse en realidad”.

El precio del vehículo asciende a 39.995 dólares, con un posible crédito de 7.500 dólares.

Los dos primeros compradores en Estados Unidos son Alice Dibben, una abuela de 91 años, criadora de caballos y gran ambientalista, y Joshua Neiderhiser, abogado de 43 años y fanático del béisbol.

Tags

Lo Último


Te recomendamos