logo
Hardware 26/03/2021

Review del Asus TUF F15: Intel Core + RTX 3070 accesible

Una de las formas más económicas de tener una GPU moderna.

Durante las últimas semanas he estado usando el Asus TUF F15 como mi máquina principal para darle a los videojuegos, y a pesar de que en el papel se ve algo extraño, ha andado muy bien.

La serie TUF de Asus, bajo mi punto de vista, tiene dos puntos de venta principales: ser de construcción duradera y tener un precio alcanzable dentro del universo de los laptops gamers.


En ese sentido, cumple en ambas, porque su calidad de construcción, a pesar de casi completamente plástica, lo que podría no agradar a los que buscan algo de sensación más premium, se nota duradero y que no fallará tan fácil si decidimos transportarlo o moverlo más de lo normal.

El trackpad es bastante decente, aunque nada del otro mundo, mientras que el teclado es muy rico, con buen recorrido e iluminación, que a pesar de no ser RGB, es de mi total agrado. La pantalla es uno de sus puntos fuertes, que sin ser un panel de gama ultra alta, corre a 240Hz Full HD, y en 15.6 pulgadas con pocos bordes y la nada misma de latencia (3ms), entrega una experiencia de uso muy buena.

La selección de puertos es muy útil y bien pensada, con 3 USB-A, 1 USB-C con Thunderbolt 4, HDMI, puerto ethernet, entrada de audífonos y puerto de bloqueo Kensington. Me hubiera gustado que se heredara lo de poner algunas entradas en el posterior -como en los Scar Strix- y no solo a los lados, pero está bien.

En este apartado, también me gusta que pese solo un poco más de 2 kilos. Para ser una máquina gamer completamente capaz, es bastante transportable.

El interior del Asus TUF F15

En el papel nos encontramos con un equipo con 16 GB de RAM, un procesador Intel Core i7 de 11va generación, gráficos Intel Iris Xe y una GPU NVIDIA GeForce RTX 3070 de 8GB.

A buenas y a primeras y antes de recibirlo, pensé inmediatamente en el “cuello de botella” que podría darse con un procesador de cuatro núcleos y esa GPU, y efectivamente se da en algunos juegos más exigentes.

Un ejemplo es Flight Simulator en alta, donde corremos estable a un poco más de 30 cuadros por segundo, con muy pocas caídas a lo largo de extendidas sesiones. Sé que podría dar más, pero la ventaja de un procesador de “menos caballos de fuerza” es la capacidad de estar mucho rato con un rendimiento estable que se merma difícilmente, además de verse reflejado en el precio final.

Mientras tanto, otros juegos como Skater XL, Counter Strike: GO, Call of Duty: Warzone, Fortnite y más simplemente vuelan. Lo mismo para trabajos de edición fotográfica pesados, de videos en 4K y más.

Todo lo anterior en un paquete que hoy en día se puede conseguir por menos de mil quinientos dólares. Dado el mercado y la dificultad de acceder una GPU de este estilo, es una súper buena opción para los que buscan algo con fantástica relación precio/calidad.