Estudios

Descubren organismos cerebrales que cobran vida después de la muerte y los denominan “genes zombis”

Estos “genes zombis” se activan horas después de la muerte cerebral y permanecen estables durante al menos 24 horas.

Convertirse en un zombi sigue siendo una cuestión de las películas o series de ciencia ficción. Sin embargo, recientemente han descubierto una serie de organismos que se alojan en el cerebro y que cobran vida, una vez que la persona es declarada muerta. Crece a través del tejido del cerebro y modifica la forma de estudiar el órgano pensante después de la muerte. La investigación que logró estos hallazgos fue realizada por científicos de la Universidad de Illinois, en Chicago y algunos los denominaron como «genes zombis», reseñó Daily Mail.

Cada investigación científica que estudia el comportamiento del cuerpo humano, coincide en un factor común. Ese encuentro sugiere que cuando el corazón deja de latir, absolutamente todo el organismo se detiene por completo. Por lo tanto, el reciente estudio desafía esa creencia. Pues han encontrado genes que cobran vida en el cerebro después de la muerte.

Indica el equipo de la casa de estudios en Illinois que estos «genes zombis» son células inflamatorias. Son conocidas como células gliales y aumentan su actividad para crecer en proporciones realmente grandes. Los investigadores observaron como estos genes brotaron como brazos largos a través del tejido fresco del cerebro, muchas horas después que el cuerpo fue declarado muerto.

No es una sorpresa para los investigadores que este tipo de situaciones ocurran, debido a que estas células cumplen con la tarea de realizar una especie de limpieza. Pero lo extraño es que nunca habían registrado su comportamiento y mucho menos que hubiera actividad en un cuerpo que fue declarado sin vida.

Finalidad de entender los «genes zombis»

¿De qué sirven entonces los «genes zombis» y cómo suma esto para la comunidad neurológica y científica en general? En primer lugar, por ahora, no te vas a tener que preparar para una invasión zombi. Este tipo de hallazgo sugiere aplicar nuevos métodos de estudio para entender diferentes áreas cerebrales. Asimismo, cambia la forma de comprender como se comporta el cerebro después de la muerte.

«La mayoría de los estudios asumen que todo en el cerebro se detiene cuando el corazón deja de latir, pero no es así. Nuestros hallazgos serán necesarios para interpretar la investigación sobre los tejidos del cerebro humano. Simplemente no hemos cuantificado estos cambios hasta ahora», dijo el Dr. Jeffrey Loeb jefe de neurología y rehabilitación de la Facultad de Medicina de la UIC.

Estos genes aparecieron muchas horas después de la muerte de la persona. Pero además después de que se mostraron se mantuvieron estables durante al menos 24 horas más.

Genes activos e inactivos

Hubo tres grupos de genes que registraron comportamientos después de la muerte. Primero estuvieron los involucrados en el pensamiento, la memoria o la actividad convulsiva. Asimismo hubo otros genes que funcionan en cuestiones básicas del cerebro, como el mantenimiento. Y finalmente estuvieron los «genes zombis».

Los dos primeros, inmediatamente después de la muerte comenzaron a degradarse. Mientras que estos «zombis» aumentaron su actividad en la misma proporción de manera inversa.

«Nuestros hallazgos no significan que debamos desechar los programas de investigación de tejidos humanos, solo significa que los investigadores deben tener en cuenta estos cambios genéticos y celulares, y reducir el intervalo post-mortem tanto como sea posible para reducir la magnitud de estos cambios», añadió el Dr Loeb.

Tags

Lo Último


Te recomendamos