Estudios

El horario que una persona acostumbre para desayudar le podría reducir el riesgo de sufrir de diabetes tipo 2

Los datos que estudiaron los endocrinólogos norteamericanos siguieron un patron que reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Científicos norteamericanos han publicado un estudio en el que determinan que desayunar todos los días, antes de las 8:30 de la mañana, reduce considerablemente el riesgo de sufrir diabetes tipo 2. Detallan los expertos que acostumbrar el cuerpo a la alimentación a primera hora de la mañana reduce la resistencia a la insulina. Por lo tanto bajan los niveles de la glucosa en la sangre y se achica el riesgo de la salud de las personas.

Reseña Daily Mail que la investigación estuvo a cargo de científicos del departamento de endocrinología, de la Universidad Northwestern en Chicago, Illinois. Señalan que permitir el buen funcionamiento de la insulina es clave para mejorar la situación salubre de los diabéticos. Sin embargo, no se encuentra una forma natural de hacerlo. Por lo tanto, hallar una manera de prevenirlo, además esta que es simple, es un gran avance. De igual forma necesitan complementar sus datos con futuras investigaciones para publicar conclusiones más certeras.

La influencia del horario de la comida en la diabetes

Las conclusiones que saca el instituto de Northwestern, son argumentadas en datos que estudiaron de las dietas de al menos 10.500 personas. Otros estudios detallaron el comportamiento alimenticio de estos individuos entre los que señalaron los horarios, el tiempo que tardan en comer y la cantidad de comidas que realizan. Además, las personas también informaron el rango de periodo en el que comen en un día, por ejemplo: desde las 8:00 hasta las 20:00.

Entonces, los investigadores encontraron un patrón entre las personas que acostumbraban a comer durante la mañana, específicamente antes de las 8:30. En concreto, notaron que estas personas desarrollaron mejor los niveles de insulina y sus niveles de azúcar fueron bajos, pero óptimos. Por supuesto, comparados con las otras personas que participaron en el estudio y que acostumbraban a desayunar más tarde. Estos últimos no tenían problemas o posibilidades de desarrollar diabetes. Sin embargo, los que comían temprano, registraban un mejor funcionamiento.

«Encontramos que las personas que comenzaron a comer más temprano en el día tenían niveles más bajos de azúcar en sangre y menos resistencia a la insulina», dijo la endocrinóloga Marriam Ali, de la casa de estudios mencionada. Asimismo, sostuvo que «con un aumento de los trastornos metabólicos como la diabetes, queríamos ampliar nuestra comprensión de las estrategias nutricionales para ayudar a abordar esta creciente preocupación».

Insisten en el horario

Marriam Ali dijo que los resultados fueron «independientemente de si restringieron su ingesta de alimentos a menos de 10 horas al día o si su ingesta de alimentos se extendió a más de 13 horas diarias». El cambio en el comportamiento de la insulina se notó con el cambio de los horarios.

De igual forma, como el estudio apunto a un grupo mayoritario que lleva una buena alimentación, los niveles de azúcar entre los que comen más tarde no fueron elevados, ni mucho menos preocupantes. Estos últimos identificados gozan también de una buena salud. La diferencia que destacan y que insisten en reiterar, es que desayunar temprano ayudo a evitar la resistencia en la insulina. Entonces, es lo que pueden comenzar a recomendar a los médicos, para que lo estudien con sus pacientes.

«Estos hallazgos sugieren que el tiempo está más asociado con las medidas metabólicas que la duración, y respaldan las estrategias de alimentación temprana», finalizó Ali, según el portal británico.

Tags

Lo Último


Te recomendamos