logo
Estudios 26/03/2021

Esta foto ilustrada por un estudio muestra cómo es la óptica de las personas que sufren de demencia

Quienes sufren demencia posiblemente tengan otra óptica de la forma en que ven los entornos a los que mayormente estaban acostumbrados.

Diferentes tonos de luz, tanto en los claros como en los tenues; leves hormigueos y algunas distorsiones entre las que destaca el desenfoque. Lo anterior descrito está todo ilustrado en una imagen que muestra cómo ve su propio hogar una persona que sufre demencia. El trabajo es obra de una institución que se encarga del cuidado y la salud de los ancianos, llamado Amica Senior Lifestyles. La demencia, es la perdida de diferentes funciones cognitivas que se alejan de forma progresiva, por lo general, en adultos mayores. La más conocida entre este tipo de condiciones, es el Alzheimer.

Para quienes no lo saben en el Alzheimer la persona va perdiendo funciones cognitivas de forma progresiva. Inicia con pequeñas perdidas de memoria y avanza de forma indetenible hasta una desorientación descomunal. Hay estudios que sugieren varios métodos para detener esta condición, pero nada es concreto. Sin embargo, siempre es bueno mantener la memoria en constante actividad, para evitar lo más posible esta enfermedad cuando se llegue a una edad avanzada.

Pero además de olvidar un nombre, a una persona o un sitio, quienes sufren de demencia, también generan cambios en la óptica de como ven el mundo en general. La institución antes mencionada, con la colaboración de la neurocientífica Heather Palmer, registraron algunos datos e ilustraron los defectos visuales que tiene un individuo que sufre de demencia. Reseña Daily Mail que el objetivo del estudio es darle una mano a cuidadores y familiares para que comprendan el desafío al que se enfrentan.

La óptica de una persona con demencia

En primer lugar, dejan en claro que cada mente es un mundo diferente. Mucho más cuando se habla de la demencia o el Alzheimer, que son condiciones en las que los expertos no tienen certezas al 100 por ciento. Por lo tanto, la óptica es generalizada y puede cambiar la manera en que ve uno de estos pacientes, según lo avanzada que esté la enfermedad en su cerebro. De igual forma, también puede cambiar de acuerdo a las fallas cognitivas del cerebro que hayan sido afectadas.

La distorsión a la hora de apreciar un entorno al que la persona estaba acostumbrada puede cambiar mucho. En las imágenes que comparten, aparece un papel tapiz con puntos. Mismo que para una persona que desenfoca la vista, puede parecer una serie de insectos caminando por la pared. Pasa los mismo con la luz que ingresa por las ventanas o que ilumina desde una lampara. El globo ocular puede abrirse más en lo interno y ser más sensible a la claridad. Entonces termina siendo molesto para la vista.

En el caso de las sombras, también podría existir una tendencia a exagerarse y pasar de un simple tenue a un oscuro intenso que puede parecer un vacío.

Los expertos sobre las distorsiones

“Es difícil para nosotros imaginar cómo podría verse y cambiar el mundo para las personas que viven con demencia”, dice la neurocientífica Heather Palmer. “Sin embargo, es importante comprender que ciertos puntos de vista y comportamientos pueden afectar o ser indicativos de que alguien padece demencia. Desde notar cambios en el comportamiento al entrar a las habitaciones hasta descuidar las plantas, la demencia puede tomar muchas formas en el estilo de vida de una persona”, añade.

Explica después que cuidando cada uno de los detalles y prestando mucha atención a los pacientes, puede minimizarse la enfermedad. Incluso, hacer que las personas funcionen de manera perfecta, como si no estuvieran sufriendo la perdida de funciones cognitivas.

El portal citado reseña unos datos de la Sociedad de Alzheimer del Reino Unido. Detallan que actualmente unas 850.000 personas viven con demencia en el territorio británico. Esta cifra calculan que superará los 1.6 millones de personas, dentro de aproximadamente 20 años.