Espacio

Astrónomo chileno detecta la señal de un cuásar a 13 mil millones de años luz

Es la señal más potente percibida en la historia de la astronomía y la recibió un grupo del Observatorio Europeo Austral, con el chileno Eduardo Bañados al frente. Se encuentra a 13 mil millones de años luz, produciéndola un cuásar.   

Los científicos descubrieron y estudiaron en detalle la fuente gracias al Telescopio de Muy Largo Alcance (Very Large Telescope) de del ESO. Al cuásar hallado lo llamaron P172+18.

“Este descubrimiento me hace ser optimista y creo, espero, que el récord de distancia se rompa pronto”, señala Bañados (del Instituto para la Astronomía Max Planck) en un comunicado.

¿Qué es un cuásar y cómo trabaja?

Un cuásar es un objeto brillante que emite longitudes de onda de radio. Estos se encuentran ubicados en el centro de algunas galaxias, alimentándose por agujeros negros supermasivos.

Según explican los astrónomos, a medida que el agujero negro consume el gas circundante, la energía se libera. Esto permite a los investigadores detectarlos incluso cuando están muy lejos.

Sistema Solar

En el caso del cuásar descubierto por Bañados y su grupo, la señal viajó más de 13 mil millones de años luz para llegar a nosotros. Es decir, lo vemos como era cuando el Universo apenas tenía 780 millones de años.

La alimentación del cuásar P172+18 proviene de un agujero negro 300 millones de veces más masivo que nuestro Sol. Es tan potente que consume gas a un ritmo impresionante.

Analizar cuásares tan potentes pueden proporcionar información importante sobre cómo los agujeros negros en el Universo crecieron a tamaños tan masivos luego del Big Bang.

El análisis de los especialistas

Chiara Mazzucchelli se encuentra en Chile, es becaria del Observatorio Europeo Astral y trabajó en el hallazgo del cuásar.

Explica la científica italiana: “El agujero negro está comiendo materia muy rápidamente, creciendo en masa a una de las tasas más altas jamás observadas”.

“Me parece muy emocionante descubrir ‘nuevos’ agujeros negros por primera vez. Sirve para proporcionar un bloque de construcción más y entender el Universo, de dónde venimos y, en última instancia, a nosotros mismos”.

Bañados sostiene: “Tan pronto como obtuvimos los datos, los inspeccionamos y supimos inmediatamente que habíamos descubierto el cuásar más distante conocido hasta ahora”.

No obstante, aún esperan seguir analizándolo para conocer más sobre él. Necesitan saber, por ejemplo, las propiedades clave como la masa del agujero negro y cuán rápido come materia de su entorno.

Además de Bañados y Mazzucchelli están 17 investigadores más pertenecientes a instituciones alemanas, norteamericanas, británicas e italianas. El trabajo se encuentra en la revista especializada The Astrophysical Journal, y puedes leerlo en el siguiente link.

Tags

Lo Último


Te recomendamos