Ciencia

NASA plantea buscar elementos contaminantes en las atmósferas de mundos distantes como prueba de que existen otras civilizaciones

Específicamente proponen buscar un elemento que hace mucho daño en la Tierra: dióxido de nitrógeno.

¿Existe vida inteligente en el universo? Es una de las preguntas que históricamente se hace la humanidad. Nada lo ha confirmado. Sin embargo, en un territorio tan extenso, debería haber alguna otra civilización. Por lo tanto, la ciencia sigue destinando misiones para encontrar alguna forma de vida. Por otro lado, el método podría cambiar, según una nueva propuesta de un grupo de astrónomos de la NASA.

Tradicionalmente se busca la existencia de civilizaciones alienígenas, a través de señales de radio. Comenzó con un viejo radiotransmisor y unos audífonos obsoletos. Pero, con el paso de los años la tecnología ha ido mutando. No obstante, hasta ahora no se ha captado nada… creemos.

¿Por qué no cambiar las formas? Dice este grupo de científicos. Y lo que plantean genera cierto interés y curiosidad en la comunidad de astrónomos. En lugar de buscar captar una señal, en un idioma que probablemente no vamos a entender, proponen buscar elementos contaminantes en las atmósferas de mundos distantes.

NASA: ¿A qué te refieres con elementos contaminantes?

Publica Daily Mail que los científicos dicen que hay que buscar dióxido de nitrógeno (NO2), en las atmósferas de mundos lejanos. El NO2, que tanto daño hace en nuestro planeta, es generado en un 76% por la actividad industrial humana.

Entonces, sostienen que de haber este porcentaje en alguna atmósfera lejana, es potencial mundo con vida inteligente. «En la Tierra, la mayor parte del dióxido de nitrógeno se emite a partir de la actividad humana: procesos de combustión como emisiones de vehículos y plantas de energía alimentadas con combustibles fósiles», dijo Ravi Kopparapu, investigador de la NASA.

¿Hay limitantes?

Sí, obviamente. Por ahora buscar esa cantidad de NO2 en una atmósfera, con los telescopios actuales, tiene una distancia límite. Expresan que lo máximo que se podría llegar son 30 años luz. Sin embargo, se puede trabajar en mejorar las herramientas o crear nuevas para perfeccionar los datos que se registren en esta distancia.

Tags

Lo Último


Te recomendamos