Ciencia

Esta es la razón por la que los desiertos son fríos de noche

La temperatura en los desiertos puede descender unos 42 °C en las noches, alcanzando los -2 °C, debido a esta sencilla razón.

La imagen usual que se tiene del desierto es la de arena, camellos y un calor agobiante. Esto es real, pero solo durante el día: en las noches los desiertos son muy fríos.

Las temperaturas pueden descender hasta 42 °C: pasar de un promedio de 38 °C en el día a -4 °C en la noche. Del calor total al frío absoluto. Pero ¿por qué ocurre esto?

Explica la NASA que la clave está en la arena y la humedad.

La arena no retiene bien el calor, así que cuando el Sol golpea al desierto, la superficie no es afectada totalmente. Los granos de arena absorben el calor, pero lo liberan en el aire. Por su parte, la ausencia de humedad también ayuda al cambio.

 

La cadena del calor al frío en los desiertos

El efecto es así: el Sol emite energía y la arena del desierto la recibe y la libera. El ambiente se calienta tremendamente. No obstante, en la noche no hay luz solar para calentar el ambiente, dejando la arena muy fría.

Como el aire de los desiertos es extremadamente seco, el almacenamiento de calor es reducido. No existe vapor de agua en el aire, no existe por lo tanto esa sensación de calor.

La falta de humedad permite que los lugares áridos se calienten con velocidad durante el día, pero también que se enfríen de la misma forma en la noche.

 

Así se adaptan las plantas y los animales al cambio del clima

Los animales se adaptan con facilidad a estos cambios. En el caso de los reptiles, al ser de sangre fría, no necesitan invertir energía en mantener una temperatura corporal constante.

En el caso de los grandes mamíferos, como los camellos, sobreviven gracias a aislamiento de la temperatura con la grasa y la piel gruesa.

¿Y las plantas? Crecen solo en áreas donde la temperatura del aire no cae por debajo de la congelación por más de dos horas nocturnas. En otras áreas, sencillamente, no crecen.

Tags

Lo Último


Te recomendamos