Científicos destacan un cambio importantísimo en la Tierra durante el confinamiento por el coronavirus

Científicos destacan un cambio importantísimo en la Tierra durante el confinamiento por el coronavirus

El confinamiento, además de reducir la cantidad de contagios por coronavirus, ha servido para un tema fundamental.

¿Escuchan eso? Es el silencio. De acuerdo con un grupo de científicos organizados por el Observatorio Real de Bélgica, un cambio importantísimo que genera el confinamiento es la reducción del ruido.

La Tierra ha alcanzado nuevos grados de silencio que no se sentían en décadas.

Sismólogos de 33 países midieron una caída desde hasta el 50% en el denominado ruido ambiental, señala Reuters. Este ruido se genera por los seres humanos en sus trasladados vehiculares, además de las fábricas en plena labor.

El confinamiento por el coronavirus en Wuhan, China

Los gobiernos mundiales utilizaron el encierro de sus poblaciones para evitar mayores contagios del coronavirus. Hasta los momentos, la enfermedad ha dejado 2.44 millones de muertes: según las estimaciones, sin el confinamiento pudieron ser mucho más.

 

Así se realizaron las mediciones durante el confinamiento

De acuerdo con Reuters, el equipo de sismólogos midió niveles de ruido más bajos en 185 de las 268 estaciones sísmicas analizadas en todo el mundo.

Una estación sísmica cuenta con un sensor para detectar las vibraciones del suelo. También tiene un sistema de adquisición para almacenar los datos generados por las vibraciones, por pequeñas que fueran.

Confinamiento en el Reino Unido.

Gracias a estas, se pudo constatar también que el ruido ambiental urbano cayó hasta un 50% durante las semanas de confinamiento más severas.

“Las semanas durante el encierro fueron el período más tranquilo que tenemos registrado”, sostuvo John Clinton, sismólogo citado por Reuters. “Con el ruido siempre aumentando, es muy probable que fuera el período más tranquilo durante mucho tiempo”.

Se habla de una “ola de silencio” que comenzó en China, siguió por el resto de Asia hasta Europa y luego América.

Mientras, la Tierra sigue descansando.