Ciencia: ¿qué hay dentro de un volcán inactivo?

Ciencia: ¿qué hay dentro de un volcán inactivo?

Podrías pensar que ya no pasa nada ahí adentro

Los volcanes son estructuras geológicas por las que se expulsan materiales que vienen del interior de la Tierra: se originan como rupturas en la corteza terrestre en general en lugares donde hay una interacción entre placas tectónicas.

Puede haber volcanes en cualquier lugar sobre la Tierra, incluido el fondo de los océanos o bajo el hielo, como en la Antártida.

El volcán no es como lo pintan

No todos los volcanes son la típica montaña cónica con un cráter en su parte más alta, que expulsa lava: esa descripción corresponden a los estratovolcanes, que tienen conos muy altos, como el Nevado Ojos del Salado, en Chile-Argentina y el Popocatépetl, en México.

Pero dependiendo de su origen pueden tener otras formas: los volcanes en escudo, tienen pendientes más suaves, se extienden mucho y pueden tener erupciones en más de un cráter; el Mauna Loa en Hawaii, es un ejemplo.

Hay otros volcanes que son simplemente una fisura de la que emerge lava, sin que sea posible distinguir un cráter, normalmente forman parte de sistemas volcánicos: en Islandia es común encontrar fisuras volcánicas.

Tampoco todas las erupciones volcánicas son el clásico flujo de lava viscosa y ardiente que baja por una colina, los volcanes también pueden liberar cenizas, gases, rocas y una combinación de todas las anteriores.

Popocatépetl México

Nunca molestes a un volcán dormido

Los seres humanos vivimos muy poco en comparación a los tiempos geológicos y la actividad de los volcanes se extiende por periodos de miles de años, por eras geológicas, en realidad.

Así que determinar si un volcán ha dejado de tener actividad, es una tarea complicada, aunque en general se consideran tres categorías: volcanes activos, inactivos o durmientes y extintos.

El Programa de Vulcanismo Global, del Instituto Smithsoniano, define que un volcán es activo si ha hecho erupción al menos una vez en los últimos 10,000 años, o sea durante la era geológica en la que vivimos, el Holoceno.

Los volcanes inactivos serían aquellos que tiene más de ese tiempo sin hacer erupción, pero que podría ser que en algún momento se reactivaran.

Volcán Kilauea, en Hawai.

Cerrado por vacaciones

Lo difícil es distinguir los inactivos de los extintos: aquellos en los que una erupción es muy improbable.

Así que los volcanes inactivos e incluso los extintos, pueden tener uno o más cráteres e incluso una conexión con las profundidades de la Tierra, pero en el caso de los segundos, es probable que su chimenea, ya no esté conectada a ningún suministro de magma.

Pero aún así a los geólogos no les gusta afirmar tajantemente que las erupciones en ningún volcán están completamente canceladas: los procesos geológicos pueden tomar millones de años.

Así que, al final de cuentas, dentro de cualquier volcán, sigue estando un camino al centro de la Tierra.