Ecología

Crean el primer bistec bioimpreso: es carne cultivada en laboratorio

Una compañía israelí creó un bistec impreso en 3D a partir de células de vaca, sin tener que matar al animal. ¿A qué sabe?

La tecnología vegana sigue alcanzando nuevos espacios, aunque en este caso también genera dudas. Un grupo de científicos creó el primer bistec bioimpreso, carne cultivada a partir de células de vacas.

Es decir, no muere ningún animal para disfrutar esta carne, pero sí son necesarias sus células. No es más dolorosa o invasiva que un hisopado, defienden sus creadores.

El ojo de bife es la porción central del bistec de costilla, pero sin hueso. La empresa israelí Aleph Farms señala que su bistec bioimpreso 3D ofrece los mismos atributos jugosos que uno auténtico.

Para crear un filete, los científicos toman dos hisopados a las vacas, cultivando sus células en un laboratorio. Con dos incubadoras imitan las condiciones dentro de una vaca, produciendo las células más precisas posibles.

Nacen cuatro células diferentes: de apoyo, grasas, de vasos sanguíneos y musculares. Estas se convierten en la “tinta” en una bioimpresora 3D.

Aleph señala que el método “es un gran salto adelante hacia el sueño de crear un mundo más sostenible, equitativo y seguro”.

 

¿Cuánto podría costar este bistec cultivado en laboratorio?

De acuerdo con el Daily Mail, el filete de corte fino estará disponible en algunos restaurantes de alto nivel en 2022. Para 2024 llegará a todos los hogares, según las estimaciones de los científicos.

¿El costo estimado del filete en años anteriores? 50 dólares. No obstante, la compañía no quiere dar un precio actual.

“Estamos ejecutando un plan claro para lograr la paridad de costes, pensando en el cultivo de productos cárnicos a escala”. Son palabras de Didier Toubia, CEO de Aleph Farms.

La compañía Aleph Farms fue fundada en 2017. “Experimenta el filete que te gusta, dejando un mejor legado para las generaciones futuras”, señala Aleph en su página web.

Sus productos han sido probados por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Lo hizo en diciembre de 2020 y expresó: “Es delicioso y libre de culpa. No puedo percibir la diferencia”.

Todo sea por la Naturaleza.

Tags

Lo Último


Te recomendamos