logo
Política 14/01/2021

El líder nos envía un mensaje secreto: esto cree QAnon sobre el último discurso de Trump

QAnon es un grupo ultraderechista fanático de las teorías conspirativas. Y además son seguidores de Donald Trump.

El Donald Trump que instigó a sus seguidores al asalto al Congreso ha cambiado esta semana. Ahora se muestra apacible, condenando la violencia de sus partidarios y llamando a la paz y la concordia. ¿Obligado a usar mordaza?

Algo de esto piensa QAnon, uno de los grupos ultraderechistas que siguen al aún presidente de Estados Unidos.

El movimiento QAnon es partidario de Donald Trump.

Los seguidores consideran que Trump estuvo enviando señales de código Morse en el último discurso que dio, este miércoles. Es decir, que una cosa era lo que decía y otra la que realmente pensaba. Y esto solo lo descifraría la gente de QAnon.

 

¿El código Trump para fanáticos?

Recordemos que el código Morse es un sistema para transmitir mensajes de forma intermitente. Un toque, dos toques, toque largo y corto… puntos y líneas, si se ve en una hoja.

Fue inventado por Samuel Morse en 1837, y resultó vital para situaciones de emergencia. El SOS es uno de sus símbolos más populares.

Ante el cierre de la cuenta de Twitter de Trump, y la imposibilidad de seguir “echando gasolina al fuego” verbalmente, solo le queda hablar a los suyos en código Morse.

Los partidarios que vieron el video se enfocaron en sus manos. Durante cuatro minutos y 20 segundos, Trump las movía con regularidad.

Por cierto, los comentarios en la cuenta de YouTube de la Casa Blanca se encuentran desactivados.

Redes de mensajería como Telegram, y redes sociales como Parler, convertidas en especiales para seguidores de Trump, estuvieron encendidas tras el discurso del miércoles. Según Vice, “la sugerencia es claramente falsa, pero eso no impidió que se discutiera”.

Mientras tanto, Estados Unidos sigue dividida, a pocos días de la asunción presidencial por parte de Joe Biden. Trump alertó que no iría, lo que ha generado mayor preocupación entre los organismos de seguridad, temerosos de algún atentado contra el presidente electo.