logo
Semillas de girasol germinando en maceta /
Ciencia 17/01/2021

Ciencia: ¿por qué las semillas de frutas no crecen en nuestro estómago?

El temor infantil de que nos crecieran árboles frutales en el estómago tiene pocas bases reales

En la niñez tal vez algún adulto de su familia les dijo que tuvieran cuidado de no tragar las semillas cuando comieran frutas o les crecerían plantas en el estómago.

Aunque bien intencionada, veamos por qué esta terrorífica advertencia no tiene fundamento.

Juanito y las habichuelas mágicas

Las semillas forman parte importante del ciclo reproductivo de las plantas que producen flores, pues estas se desarrollan y dan lugar a las frutas, que dentro contienen las semillas.

Por eso, desde el punto de vista de la botánica, los tomates son frutas, aunque gastronómicamente, por su sabor menos dulce, los clasificamos como vegetales.

En cualquier caso, las frutas cumplen la función de proteger las semillas hasta que estén aptas para iniciar su proceso de germinar y producir otra planta.

Una semilla es, a final de cuentas, el embrión de la planta: para que se desarrolle y germine, necesita un lugar propicio para hacerlo, con suficiente agua, temperatura adecuada y algunos nutrientes.

Entonces, tenemos que pensar si nuestro estómago sería un lugar adecuado para que una semilla germinara, para empezar es el lugar más ácido del cuerpo humano.

Preocupante: Las plantas también están sufriendo una extinción masiva de especies

Para comerte mejor

Aunque el estómago tiene un recubrimiento que lo protege de sí mismo, el ácido clorhídrico que contiene está en una concentración tan alta que si nos cayera una gota en la piel nos causaría una gran irritación, al menos.

Eso no suena como un gran lugar para germinar. Aunque las semillas tienen una cubierta protectora que podría ayudarles a no ser digeridas del todo.

Pero los procesos de digestión de ciertos animales son parte de los mecanismos que usan algunas semillas para germinar: pero no se asusten, eso no quiere decir que empiecen a hacerlo dentro de los estómagos.

Recordemos que las plantas no se pueden mover y para dispersar sus semillas necesitan mucha ayuda: las frutas que caen de los árboles, el viento que lleva las semillas, son algunos medios.

Otro medios son los animales que comen las frutas, tragan las semillas, que en general atravesarán el aparato digestivo sin ningún problema y saldrán, siendo depositadas en otro lugar, donde con suficiente suerte podrán germinar.

Frutas varias
Frutas

Plantas de interior

Así que, lo que pasa cuando comemos frutas con todo y semillas, es que estas simplemente se dan un paseo por nuestro aparato digestivo, donde no encuentran condiciones para germinar.

Ni el tiempo, porque toma días para que empiecen a germinar y nuestra digestión en general es más rápida.

Aunque tal vez el estómago no es el mejor lugar para crecer plantas: en 2010 a un hombre de Massachusetts, EE. UU. le extirparon una pequeña planta de chícharos que le crecía en los pulmones.

Por sus síntomas, había sido tratado por enfisema pulmonar, pero solo empeoraba, hasta que una radiografía reveló un crecimiento anormal, que resultó ser la planta.

Es probable que en algún momento haya aspirado sin querer un chícharo que no encontró salida, pero sí algunas condiciones para crecer. Tuvieron que operarlo y se recuperó.

De cualquier forma este es un caso rarísimo, así que sigan con sus buenos propósitos de año nuevo y coman frutas y verduras, no importa que se traguen las semillas.