logo
Los investigadores lograron reprogramar en el laboratorio algunas células que se conviertan en células musculares cardíacas y que pueden regenerar un tejido dañado. / Archivo
Estudios 11/01/2021

Estudio: estas células madre podrían ser el camino hacia los tratamientos efectivos contra el cáncer, diabetes y enfermedades cardíacas

Las células son creadas en un laboratorio y trasplantadas al receptor. El obstáculo está en que son atacadas por el sistema inmunológico del huésped.

El camino hacia la cura de enfermedades como el cáncer, la diabetes o afecciones cardíacas podría estar en las células madre. Estas en específico fueron llamadas invisibles. Debido a que podrían convertirse en cualquier tejido u órgano. Sin embargo, su mayor obstáculo es el trasplante, debido a que deben evadir el ataque del sistema inmunológico del huésped.

Reseña Daily Mail que este proyecto está impulsado por científicos de la Universidad de California, en San Francisco. Las células creadas en un laboratorio funcionan en algo llamado “puntos de control“. Este es un proceso en el que el cuerpo permite la entrada de nuevos componentes desactivando momentáneamente las células inmunes del sistema.

Este nuevo componente es capaz de convertirse en cualquier tejido sano u órgano funcional. Pero todavía están expuestos a los ataques del mismo organismo. Pero lo podrían evitar creando códigos de acceso moleculares. Entonces, así se activan los interruptores de apagado del sistema inmunológico.

células madre
células madre

Las células madre parecen ser el camino

“Como cirujano del corazón, me encantaría acabar con mi negocio al poder implantar células cardíacas sanas para reparar enfermedades de este tipo”, dijo Tobias Deuse. Este experto es el autor del artículo y además pertenece a la Universidad de California.

“Hay grandes esperanzas de tener algún día la capacidad de implantar células productoras de insulina en pacientes con diabetes. Tal vez de inyectar a los pacientes con cáncer células inmunes diseñadas para buscar y destruir tumores”, añade Deuse.

Entonces, en lo que trabajan los investigadores, es en conseguir ese “punto de control”. Y así evitar el rechazo de sistema inmune y que las células se puedan instalar.