logo
 /
Videojuegos 10/12/2020

Watch Dogs: Legion, el ray tracing y cómo se le saca provecho a la PS5 y Xbox Series X en este momento de la nueva generación

Flores gráficas.

Uno de los cuestionamientos que se han dado en el contexto del estreno de la nueva generación de consolas es que, a diferencia de otros años, no hay producto tipo “killer app” que demuestra que las nuevas plataformas son una suerte de necesidad. Esto se ha visto potenciado además por la gran cantidad de juegos cross gen, que tienen versiones para las antiguas PS4 y Xbox One, además de las nuevas PS5 y Series X.

Dicho lo anterior, existe un par de productos que sí parecen sacarle provecho al nuevo hardware y uno de ellos es Watch Dogs Legion, que en las versiones de PS5 y Xbox Series X o S trae un pequeño avance de lo que podríamos ver en los años venideros.

Primero que nada, vale explicar rápidamente lo que esta versión no incluye y eso es un modo de rendimiento que haga correr el juego a 60 cuadros por segundo. Esta decisión parece algo extraña, considerando que otros juegos de Ubisoft como Assassin’s Creed Valhalla o Immortals Fenyx Rising sí lo han incluído, pero quién sabe si más adelante llega un parche que arregla dicha opción.

Ahora bien, Watch Dogs Legion debe ser sin dudas uno de los juegos que mejor aprovechan la tecnología de ray tracing de las nuevas plataformas. El RTX lo que hace es simular la manera en que la luz rebota en las superficies en la vida real; en videojuegos, estas operaciones requieren bastante potencia de cómputo y hardware dedicado para ello. En ese apartado Watch Dogs Legion destaca, primero porque incluye esta opción y segundo porque la ambientación del juego parece apropiada para ello.

La versión de Londres que se ve en el juego es un espectáculo bien interesante en general, sobre todo en situaciones de noche en los que los efectos de luces de neón están muy potenciados respecto a lo que se ve en las consolas de antigua generación, como ser PS4 o Xbox One. Según el análisis de Digital Foundry, en PlayStation 5 el juego se muestra a resolución dinámica que va desde los 1440p (2560 x 1440 pixels) hasta 4K (3840 x 2160 pixeles), aunque dependiendo de la carga gráfica esto puede variar.

Watch Dogs Legion en general luce bien en PS4 y Xbox One (especialmente en las versiones Pro y X de cada una), el cambio es bastante marcado en la nueva generación. No tanto por la resolución como tal, sino por los mencionados efectos de ray tracing y también por el framerate y los tiempos de carga.

En relación a lo primero, hay que decir que si bien en todas las plataformas el juego corre a 30 cuadros por segundo, es en PS5, Series X y Series S donde se observan los mejores resultados y aunque pueda estar pendiente una potencial actualización para lograr los 60 cuadros por segundo, es clara la diferencia entre las CPUs de nueva generación y las de antigua. La experiencia de juego en general, sin un aumento muy marcado de rendimiento, es mejor en la nueva generación.

Y por último, está el tema de los tiempos de carga. Watch Dogs Legion no es precisamente una muestra de cargas inexistentes o instantáneas, pero sí es muy clara la diferencia que hacen las unidades SSD NVMe de PS5 y Xbox Series X o S. En la consola de Sony, el tiempo de carga desde el menú a un punto específico del mapa llega a ser de 18 segundos, mientras que en las Xbox esa misma carga puede tomar poco más de 25 segundos. ¿En las consolas de nueva generación? Los tiempos de carga, sobre todo al arrancar al juego desde la interfaz de la consola, rondan el minuto de duración.

Más allá de lo que es Watch Dogs Legion como juego -en general, un producto bien competente y con un diseño interesante, aún corriendo el riesgo de no tener un protagonista principal definido-, es llamativo lo que logró Ubisoft con este juego en las consolas de nuevas generación. Sobre todo porque la misma compañía lanzó juegos que no destacan precisamente por su apartado visual, pero con Watch Dogs Legion parecen haber hecho las tareas y en las consolas de nueva generación los resultados son atractivos. Quizás de aquí a unos años se mire hacia atrás y este juego termine como un producto de su tiempo -transición a nuevas plataformas en un entorno complicado-, pero a fin de 2020 queda la impresión de que la nueva tecnología de gráficos en PS5 y Xbox Series X se construye desde esto.