Volcanes: científicos aseguran haber encontrado la forma de predecir cuando pueden hacer erupciones mortales

Volcanes: científicos aseguran haber encontrado la forma de predecir cuando pueden hacer erupciones mortales

En el estudio científico analizaron los cristales de lava de uno de los volcanes que hizo erupción hace aproximadamente seis décadas.

Al igual que los terremotos, predecir la erupción de los volcanes es asignatura pendiente para los científicos. No obstante, un grupo de investigadores, aseguran haber encontrado una manera. Este conjunto de expertos de la Universidad de Stanford trabajaron en los suelos de uno de los montes más activos de Hawái.

Los estadounidenses, según lo reseña Daily Mail, estudiaron los restos del volcán Kilauea, de la isla norteamericana. Aunque sigue estando activo y en 2018 tuvo su más reciente 'cachetazo' para la población cercana, los científicos tomaron cristales de lava de una vieja erupción, en el año 1959.

Asimismo, a través de la forma de los cristales, manifiestan que son capaces de predecir cuando será su próxima actividad. Explican que los cristales tenían una forma extraña. Entonces al relacionar esto, con una simulación computarizada, son capaces de sacar conclusiones.

Volcán Kilauea, en Hawai.

Las erupciones de los volcanes

La autora del estudio en referencia a la predicción de los volcanes se llama Jenny Suckale. Ella es profesora asistente en la Escuela de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de Stanford. Explica que la comunidad científica nunca le dio la importancia que debía a estas rocas. Sin embargo, también dice que ella siempre sospechó de lo que podía comunicar el cristal.

"Podemos inferir atributos cuantitativos del flujo antes de la erupción. A partir de estos datos de cristal y aprender sobre los procesos, sabremos que llevó a los volcanes a la erupción, sin perforar el volcán", sostuvo.

Conocer en campo propio el proceso de la erupción de un volcán es prácticamente imposible. Se ejecuta en lugares muy profundos y las temperaturas son inhabitables. Además, después de un brote, por lo general se destruyen los marcadores subterráneos capaces de ofrecer algún indicio.

Pero los cristales pueden ayudar a generar un dato relevante, para poder dar con este fenómeno esquivo durante décadas. Resalta la profesora Suckale, que los cristales de alinean, paralelos, entre sí.