logo
Espacio 14/12/2020

Virgin Galactic fracasa en vuelo de prueba y no llega al espacio por fallo del motor

Virgin Galactic sigue los pasos de Elon Musk y SpaceX en más de un sentido. Pero por fortuna en este caso no hubo explosiones en la prueba fallida.

Virgin Galactic en estos momentos tal vez no sea una compañía tan popular como SpaceX de Elon Musk. Pero sus ambiciones en la industria espacial son casi tan espectaculares.

Esta empresa básicamente quiere convertirse en la primera línea aérea capaz de viajar al espacio para iniciar una nueva era en el turismo, que sería, literalmente, fuera de este mundo.

Es por ello que durante los últimos meses hemos visto cómo Virgin Galactic ha realizado múltiples pruebas de vuelo, no todas exitosas, impactando directamente en el valor de sus acciones bursátiles.

Y por desgracia ahora acaban de agregar un nuevo fracaso a su cada vez más extensa lista.

Un fallo de motor que pudo acabar peor

Según reporta la propia firma a través de su cuenta oficial de Twitter por la mañana del 12 de diciembre de 2020 realizaron su último vuelo de prueba que tuvo que ser abortado sin llegar al espacio como se tenía contemplado.

Se trataba del primer vuelo de prueba del avión suborbital turístico propulsado por un cohete. El VSS Unity inició con su despegue normal sin problemas.

Pero en la siguiente fase, donde el cohete debía propursarlos casi de manera vertical para llevarlos al espacio, algo falló en el motor:

La secuencia de encendido del motor del cohete no se completó. El vehículo y la tripulación están en excelente forma.

Después de ser liberado de su nave nodriza, la computadora a bordo de la nave espacial que monitorea el motor del cohete perdió la conexión.

Tal como se diseñó, esto provocó un escenario a prueba de fallos que detuvo intencionalmente el encendido del motor del cohete.

Tenemos varios motores listos en Spaceport America. Revisaremos el vehículo y pronto volveremos a volar.

Pruebas de Virgin Galactic.

Son las declaraciones oficiales de Virgin Galactic y su presidente ejecutivo Michael Colglazier en un comunicado emitido tras el regreso a salvo de la nave.

El vuelo tenía por objetivo probar algunos dispositivos de la cabina para clientes y analizar el desempeño de los estabilizadores horizontales mejorados y controles de vuelo durante el despegue y su curso por el espacio.

Por desgracia, como ya vimos no pudo suceder por el fallo en el motor. Afortunadamente el protocolo de seguridad permitió un aterrizaje inmediato sin incidentes tras presentarse el problema.