Internet

Elon Musk quería hacer un tequila, pero México lo impidió: así fue la historia

A Elon Musk no le gusta el consejo regulador del Tequila. Pero vaya que sí le gusta esa bebida. Así fue la historia del ahora legendario “Teslaquila”.

Muchos quedamos tan sorprendidos como desconcertados hace poco cuando descubrimos que Elon Musk y Tesla Motors habían creado su propio tequila.

Todo en una botella épica que fue originalmente mostrada por el propio Musk a través de su cuenta de Twitter.

En aquel momento llamó al producto «Teslaquila» pero al final no tuvo ese nombre. Ahora sabemos que hubo un motivo detrás de todo: la ley.

Recomendados

El Consejo Regulador del Tequila batea a Elon Musk

La historia en sí se detonó el 6 de noviembre de 2020. Pero es hasta ahora que comienza a ser conocida a nivel global, gracias a la publicación de medios masivos especializados en tecnología. Aquí explicamos la evolución del drama con el Teslaquila.

En Jalisco, tierra de origen del Tequila, existe un organismo llamado Consejo Regulador del Tequila (CRT). Esta entidad se encarga de cuidar la producción e intereses del sector productivo del agronegocio.

Una de sus funciones principales es cuidar la «denominación de origen» de este bebida. De modo que la palabra «tequila» y sus variantes, sólo pueden ser registradas y utilizadas para productos emanados desde los miembros del CRT.

Es bajo este contexto que en noviembre el Consejo utilizó sus redes sociales oficiales para manifestar su postura con respecto al Tequila de Elon Musk:

A la opinión pública: ➡️Elon Musk se vinculó correctamente con la cadena productiva agave-tequila y desde febrero de...

Posted by Consejo Regulador del Tequila A.C. on Friday, November 6, 2020

Básicamente, Musk, que cuenta con una concesionaria de Tesla Motors en Jalisco, se vinculó efectivamente con el CRT.

Es por ello que sobre la botella puede integrarse la leyenda «Tequila añejo».  Sin embargo, no se autorizó el uso de «Teslaquila» porque su pronunciación es demasiado similar a «Tequila».

Tal situación podría provocar confusión entre los consumidores y va en contra de las propias regulaciones del consejo.

Es por ello que al final Musk tuvo que cambiar el nombre de la botella y dejarlo sólo como «Tesla».

Aunque la bebida sí es oficial y cuenta con las certificaciones de origen.

Tags

Lo Último


Te recomendamos