Estudio: un flujo de rocas fundidas que se elevan desde el núcleo de la Tierra causa el derretimiento de hielo en Groenlandia

Estudio: un flujo de rocas fundidas que se elevan desde el núcleo de la Tierra causa el derretimiento de hielo en Groenlandia

El estudio de científicos japoneses relaciona este evento de rocas fundidas con el aumento del nivel del mar producto del hielo derretido en Groenlandia.

El calentamiento global es un fenómeno que de inmediato se relaciona al mal trato hacia el medio ambiente. Se le suma a las consecuencias de los gases del efecto invernadero y la producción de carbono, que hacen daño al planeta. Por lo que el aumento del nivel del mar, producto del derretimiento del hielo en Groenlandia, también estaba atado a esta teoría. Sin embargo, un reciente estudio realizado por científicos japoneses encuentra otra razón que incluye rocas fundidas.

Tal como lo reseña Daily Mail, el derretimiento del hielo en Groenlandia ocurre por un evento que viene desde el centro de la Tierra. Aseguran que el flujo de las rocas fundidas que se elevan desde el núcleo del planeta, genera el aumento del nivel del mar.

En varias regiones del territorio nórdico hay presencia de volcanes. Incluso hay algunos que están activos. No obstante, nunca se había encontrado una relación entre estos y el hielo del Polo Norte. Los investigadores de Japón mapearon la extensión del "Penacho de Groenlandia" y encontraron la reveladora información.

Hielo Groenlandia

Actividad geotérmica y flujo de las rocas

El estudio identificó la actividad geotérmica de la zona. Allí notaron que una isla de Noruega llamada Jan Mayen e Islandia tienen volcanes activos. Svalbard, que es un archipiélago de Noruega también registró una gran actividad geotérmica.

Los expertos reforzaron sus conocimientos sobre la columna de Groenlandia que ayuda a entender mejor la actividad volcánica. Pero se encontraron con la relación de "el problemático aumento global del nivel del mar causado por el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia".

La actividad fue registrada a una profundidad de 660 kilómetros aproximadamente. En una región hacia el centro de la Tierra, pero más cerca del llamado manto del planeta.