La sonda espacial Hayabusa 2 de la JAXA trajo a la Tierra el primer material en estado gaseoso de toda la historia espacial

La sonda espacial Hayabusa 2 de la JAXA trajo a la Tierra el primer material en estado gaseoso de toda la historia espacial

Hayabusa 2 de la JAXA salió al espacio en diciembre del 2014 para intentar traer al planeta muestras sólidas del asteroide Ryugu y también llegó con gas.

La Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) confirmó que la sonda espacial Hayabusa 2 completó su misión. Seis años después trajo a la Tierra muestras del asteroide Ryugu. La cápsula aterrizó con éxito el pasado 6 de diciembre, pero la sorpresa se dio cuando abrieron lo que contenía, ya que además de las partículas sólidas del asteroide, había material gaseoso: el primero de este tipo recogido, en toda la historia de exploración espacial.

Además del material gaseoso, la sonda espacial recolectó muchas más partículas de las que esperaban. Ryugu se encuentra a más de 300 millones de kilómetros de la Tierra. Salió de nuestro planeta el pasado 3 de diciembre del 2014 y regresó justo seis años y tres días después.

"Teníamos como objetivo 100 mg o más, y definitivamente lo logramos", dijo uno de los científicos del proyecto, según lo reseñó Daily Mail. El hallazgo puede dar información certera sobre los orígenes del sistema solar.

Hayabusa 2 muestras

¿De dónde es el gas?

Manifiestan los científicos que el gas recolectado es de la parte de abajo del asteroide o de la superficie. De lo que no tienen dudas es que pertenece a la roca que viaja por el espacio exterior.

Masaki Fujimoto, subdirector general del departamento de ciencias del sistema solar en JAXA, manifestó que Ryugu es el asteroide responsable de que la Tierra sea hoy en día un planeta habitable.

"La Tierra nació seca. No comenzó con agua. Creemos que cuerpos distantes como Ryugu llegaron a la parte interior del sistema solar, golpearon la Tierra, dejaron agua y la hicieron habitable. Esa es la pregunta fundamental y necesitamos muestras para resolverla", sentenció Fujimoto, según lo publicó CNN.

Los datos finales de esta investigación se complementarán aproximadamente dentro de tres años. En el 2023 llegarán los restos que OSIRIS-REx recogió en Bennu y allí los científicos contrastarán sus trabajos.