Ciencia

Ciencia: ¿qué tan rápido debería viajar Santa Claus para entregar todos los regalos?

Santa Claus, Papá Noel, San Nicolás, El Viejo Pascuero, no importa cómo lo llamen, tiene la ardua tarea de entregar regalos a los niños de todo el mundo en apenas unas pocas horas de la Nochebuena

Estamos en vísperas de la víspera de la Navidad, o sea que mañana es Nochebuena.

Eso solo quiere decir una cosa: es la noche más atareada del año, no solo para los que prepararemos la cena, sino también para Santa Claus.

Santa Claus llegó a la ciudad

El viaje que tiene que hacer Santa Claus en Nochebuena para entregar todos los regalos a los niños buenos de su lista requiere de un esfuerzo extraordinario. De él y sus renos por supuesto.

La Tierra tiene una circunferencia de 40 mil kilómetros, pero Santa Claus tiene que hacer algo más que circunnavegarla: debe hacer paradas en diferentes ciudades y en diferentes casas, así que la distancia que viaja en la Nochebuena es mucho mayor que esa.

Considerando el número de niños en la Tierra que festejan la Navidad, Santa Claus debe visitar al menos 90 millones de hogares, aunque dependiendo de la estimación podrían ser hasta 240 millones de casas.

Afortunadamente, Santa Claus cuenta con un poco más que las horas nocturnas de un día para completar el viaje, porque si viaja en dirección al Este, puede aprovechar las diferentes zonas horarias de la Tierra y así podemos pensar que tiene casi 36 horas.

Rodolfo, el reno ultrasónico

Tomando en cuenta las consideraciones anteriores, la distancia de viaje de Santa Claus estaría entre 120-240 millones de kilómetros.

El vuelo comercial más largo sin escalas se hizo en 2019 de Londres a Sydney, recorriendo 17,800 km en 19 horas.

Considerando que la velocidad crucero de un avión es de 885-933 km/h, Santa Claus debe ir bastante más rápido que eso para lograr su objetivo.

Sin tomar en cuenta las paradas, el trineo tendría que viajar más o menos a 5 millones de kilómetros por hora, que es 0.5 % de la velocidad de la luz y que por supuesto, es mucho mayor a los aviones ultrasónicos, que se llaman así porque superan la velocidad del sonido que es de 1234 km/h.

Todo lo que quiero para navidad es un poco de física cuántica

Las impresionantes velocidades a las que deben viajar Santa Claus y sus renos, sin duda, plantean muchas complicaciones y preguntas.

¿Podrían viajar tan rápido sin que la fricción con el aire incendiara el trineo? ¿Qué cantidad de energía necesitarían para desplazarse? Recordemos que el peso del trineo incluye a los renos, a Santa, y todos los regalos, dando un total de más o menos unas 300 mil toneladas.

Pensemos en que el trineo no tuviera que desplazarse, sino pasar instantáneamente de un punto a otro. Esto sería algo muy parecido a poder tener velocidades infinitas.

Partículas y ondas
Partículas cuánticas entrelazadas

En física existe algo llamado entrelazamiento cuántico, que es la base de la teletransportación cuántica y que, hasta donde sabemos, solo funciona con partículas subatómicas: pero quizá suceda que Santa Claus está de alguna forma entrelazado cuánticamente con partículas en cada una de las casas que tiene que visitar y así puede llegar a todas sin desplazarse.

No olvidemos que es Santa Claus y si hay alguien que siempre puede salvar la Navidad es él. Y la ciencia, por supuesto.

Tags

Lo Último


Te recomendamos