logo
Estudios 27/11/2020

Científicos hallaron el hueso clave que llevó a los vertebrados del océano a la superficie hace 390 millones de años, sugiere estudio

La clave para que los vertebrados abandonaran el mar y decidieran conquistar la tierra podría estar en un hueso que tenemos en el brazo.

La evolución en toda la historia de la humanidad siempre es un tema que se encuentra en discusión e investigación. Conocer de donde venimos es vital para los científicos que necesitan saber hacia donde vamos. En consecuencia, hay aspectos que no están claros. Como el proceso en el que los vertebrados abandonaron el agua, para conquistar la superficie. Pero un reciente estudio parece que encontró la clave y está en un importante hueso del cuerpo humano.

Hace 390 millones de años, calculas los científicos, que algunos animales acuáticos comenzaron a dejar el mar de lado. Sin embargo, no se conoce con claridad que permitió a los vertebrados de entonces, desarrollar varias funciones que sus antepasados no pudieron.

Entonces un equipo de científicos de Harvard y la Universidad de Cambridge publicaron un estudio que señala un hueso clave que se encuentra en la parte superior del brazo. Detallan que el desarrollo del húmero, hueso que va desde el hombro hasta el codo, hizo que los tetrápodos fueran mejores caminantes que nadadores.

Vertebrados: del agua a la tierra

Los antepasados de estos vertebrados estuvieron atados a vivir en el agua durante siglos. Entonces el húmero es clave para entender sus desempeño en la tierra. No obstante sigue sin entenderse el cambio de sus aletas a extremidades, reseña Daily Mail.

Dicen los investigadores británicos y estadounidenses que los tetrápodos fueron los primeros animales en tener extremidades con dedos. Entonces sus descendientes incluyen anfibios, reptiles y mamíferos extintos y vivos, incluidos los humanos.

“Poder caminar por la tierra esencialmente preparó el escenario para toda la biodiversidad y estableció ecosistemas terrestres modernos”, dicen. Además insisten en el húmero. Sostienen que este hueso alberga músculos que absorben gran parte de la tensión generada por la locomoción cuadrúpeda.