Los camellos inspiran a investigadores del MIT para crear un medio de refrigeración sin electricidad

Los camellos inspiran a investigadores del MIT para crear un medio de refrigeración sin electricidad

El MIT desarrolla un material de refrigeración, inspirado en el pelaje de camello, que puede mantener frescos los alimentos sin necesidad de electricidad.

¿Quién diría que los camellos, esos maravillosos habitantes del desierto, pueden inspirar a científicos para desarrollar un sistema de refrigeración? El MIT elaboró un nuevo material que recuerda al pelaje de estos animales.

Los camellos cuentan con un pelaje grueso que les ayuda a conservar el agua en medio del abrasador ambiente desértico. Esa es la clave de la creación de los ingenieros del Massachussets Institute of Technology.

 

Así funciona el sistema de refrigeración sin electricidad del MIT

El sistema está hecho de dos capas de aerogel (superior) e hidrogel (inferior).

Material de refrigeracion del MIT

La zona inferior actúa como las glándulas sudoríparas del camello: su función es permitir que el agua se evapore con facilidad. El hidrogel está conformado en un 97% por agua.

Mientras, la superior trabaja como el pelaje del animal, manteniendo fuera el calor externo y permitiendo que el vapor de la zona inferior pase a través de él. Así se mantiene fresco el producto (y el camello, en el sistema original de la Naturaleza).

 

Los beneficios del material

De acuerdo con el MIT, el nuevo material puede proporcionar refrigeración de más de 7°C durante cinco veces más tiempo que el hidrogel solo. Alcanzaría para mantener fresco un producto hasta por ocho días sin electricidad.

“Podría utilizarse para envases de alimentos, preservando la frescura y abriendo mayores opciones de distribución para los agricultores”, afirman los investigadores. “También permitiría que los medicamentos, como las vacunas, se mantengan de forma segura mientras se administran en lugares remotos”.

Camello

El material sería muy bien aprovechado en países donde el acceso a la energía eléctrica es muy limitado.

El estudio es realizado por Zhengmao Lu, Elise Strobach, Ningxin Chen, Nicola Ferralis y Jeffrey Grosman, del MIT. Lo publicaron en la revista especializada Joule.

Para conocer más acerca de la investigación y el desarrollo del material, puedes consultar en el siguiente link del MIT.