Estudio revela el potencial componente del que se origina la formación de los planetas y se da en las nubes interestelares de gas

Estudio revela el potencial componente del que se origina la formación de los planetas y se da en las nubes interestelares de gas

El estudio encontró restos de este componente, clave en la formación de la vida y los planetas, en un cometa, el material más puro del universo.

Los cometas representan ser uno de los materiales más prístinos de todo el universo. Es decir que son los más puros e inalterados hasta ahora estudiados por los astrónomos. Entonces tiene sentido pensar que sus componentes son esenciales y claves para conocer el proceso de formación de los planetas. Además de las estrellas y demás cuerpos que existen en todo el territorio estelar.

En consecuencia a esta premisa, científicos de la Universidad Queen Mary de Londres, hallaron un componente clave en un cometa. Este fue está muy presente dentro de nuestro planeta. Y además también en las nubes interestelares de gas, libres de radiación oscura, reseñó Daily Mail.

El componente básico de la vida es la glicina, un aminoácido que puede formarse dentro de estas nubes interestelares. Es decir que no necesita de la radiación para su formación. Nace desde su estado más puro sería lo que origina la formación de los cuerpos celestes en el universo.

Un elemento clave de la formación, presente en nuestro planeta

La glicina es uno de los elemento claves en las proteínas que hay en la Tierra. Entonces resulta revelador que puedan generarse desde la etapa previa a la formación de los planetas y después perdurar millones de años más tarde.

Nubes Interestelares

Con estos datos un grupo de científicos simuló el proceso de formación de la glicina. Entonces encontraron que es posible que se forme el elemento en la superficie de los granos de polvo helado, en ausencia de energía.

Describieron a la glicina como las "semillas de la vida" y no necesitan de una tierra fértil para crecer. Son el principio de la existencia y se van formando en los procesos que ya se conocen del universo.

En el laboratorio fueron capaces de simular las condiciones de las nubes interestelares, "ahora tenemos que ir a buscarlas", sentenció el Dr. Sergio Ioppolo de la Universidad de Mary Queen.