Donald Trump tendría los días contados en Twitter

Donald Trump tendría los días contados en Twitter

Ser Presidente de Estados Unidos tenía algunas ventajas para Donald Trump sobre lo que podía escribir sin consecuencias en Twitter. No más.

Durante las últimas horas hemos sido testigos de cómo internet reventó tras la confirmación de que Joe Biden se convertiría en el nuevo Presidente de Estados Unidos. Tras derrotar a Donald Trump, gracias a los votos emitidos por vía postal.

¿Cómo es Parler, la app a la que se suman los seguidores de Trump para evitar a Twitter?

¿Cómo es Parler, la app a la que se suman los seguidores de Trump para evitar a Twitter?

Las advertencias de Twitter a Donald Trump durante la campaña electoral y el clima posterior a los comicios han enardecido a sus seguidores, que se mudan a Parler.

El cambio de balance en la dinámica habitual para votar, debido a la pandemia del Coronavirus Covid-19, ha servido como el escenario perfecto para desinformar e intentar manipular la situación. Planteando la posibilidad de una extraordinario complot que involucra hasta carteros antipatriotas.

Trump y su abuso de Twitter

La cuenta oficial de Donald Trump en Twitter no perdió la oportunidad de explotar esa vertiente en sus esfuerzos por no conceder la derrota.

Lo que le ha valido varias notificaciones de advertencia sobre desinformación o manipulación de datos. En un escenario usual cualquier otra cuenta de usuario con tal cantidad de publicaciones ya habría sido suspendida o eliminada.

Pero entre las políticas de Twitter se encuentra la postura de mantener activas dichas cuentas si pertenecen a una "persona de interés".

Estados Unidos escoge en sus elecciones entre Joe Biden y Donald Trump.

Sin embargo, según reporta The Verge, Donald Trump perderá esa protección e inmunidad en la red social tan pronto deje de ser el Presidente de Estados Unidos el 20 de enero de 2021:

El enfoque de Twitter hacia los líderes mundiales, candidatos y funcionarios públicos se basa en el principio de que las personas deberían poder elegir ver lo que sus líderes dicen en un contexto claro.

Esto significa que podemos aplicar advertencias y etiquetas, y limitar la participación a ciertos tweets.

Este marco de políticas se aplica a los líderes mundiales actuales y a los candidatos a cargos públicos, y no a los ciudadanos privados cuando ya no ocupan estos puestos.

Es lo que indicó un portavoz de Twitter sobre la flexibilidad que tienen ante estos personajes públicos involucrados en el sector político.

Pero Donald Trump será un ciudadano común más tan pronto acabe su mandato. Lo que retirará ese escudo que le permitía decir cualquier tipo de declarción.