Cuarentena: Las personas anhelan compañía tanto como un hambriento quiere comida

Cuarentena: Las personas anhelan compañía tanto como un hambriento quiere comida

De acuerdo con un estudio sobre la cuarentena en Estados Unidos, la soledad es tan fuerte como el hambre, generando las mismas reacciones cerebrales.

La interacción social puede ser tan gratificante como la comida, de acuerdo con un estudio de la cuarentena en Estados Unidos.

El MIT realizó evaluaciones a 40 participantes que estuvieron en aislamiento social por diez horas. Luego, por otras diez horas, estuvieron en ayuno.

Tras cada sesión, cada voluntario manifestó sus sensaciones. Además, cada uno fue sometido a un escáner para determinar su actividad cerebral.

Este tipo de reuniones se suspendió durante la cuarentena.

Como lo indicaba la lógica, los sujetos de prueba informaron tener un aumento de los antojos de alimentos tras el período de ayuno. También expresaron un aumento de los “antojos sociales” durante su aislamiento. Es decir, la necesidad de compañía.

De acuerdo la neurocientífica Livia Tomova, del MIT, parte del cerebro medio de cada participante exhibió mayores respuestas a las imágenes sociales tras el aislamiento y a las imágenes de alimentos tras el ayuno.

“Las regiones cerebrales centrales mostraron una activación selectiva a las señales, tanto alimentarias como sociales”, recalcó la experta.

 

La cuarentena y su influencia sobre el cerebro

Tomova ahondó sobre los resultados, enfocándose en la cuarentena por el coronavirus. “A principios de 2020, millones de seres humanos experimentaron un período repentino y externo de aislamiento físico relativo o completo de los demás”.

Recordemos que la mayoría de los gobiernos mundiales apeló a la cuarentena obligatoria para evitar la expansión del coronavirus. Este aislamiento buscaba frenar la posibilidad de contagio.

El aislamiento ha influido en la salud mental de todos.

En Europa existió una relajación tras la denominada primera ola del coronavirus. Sin embargo, se retomó la cuarentena ante la amenaza de una segunda ola.

“Esta agitación sin precedentes en las rutinas sociales de las personas hizo hincapié en la necesidad de una mejor compresión de las necesidades sociales humanas”, insistió. “Además de los mecanismos neuronales subyacentes a la motivación social”.

Para conocer más sobre el estudio del MIT respecto al aislamiento social, puedes consultar los resultados publicados en la revista Nature Neuroscience.