Coronavirus en las heces: Por esto debes tapar el inodoro al momento de descargarlo

Coronavirus en las heces: Por esto debes tapar el inodoro al momento de descargarlo

El coronavirus puede permanecer en las heces de los pacientes hasta casi dos semanas después de haber dado negativo.

Está comprobado que el coronavirus puede encontrarse en las heces de pacientes, incluso, dos semanas después de dar negativo. ¿Qué pasa si no colocas la tapa del inodoro al momento de descargarlo? Las partículas de excrementos se pueden difundir en el ambiente.

Así lo demostró Harpic, la compañía química, con unas imágenes captadas con cámaras especiales. Al agua del retrete se le colocaron algunos mililitros de un líquido colorante, para lograr el efecto deseado.

Coronavirus en las heces.

Aunque puede asemejarse al cielo con fuegos artificiales, no, no lo es: es el inodoro en pleno proceso de descenso de las heces.

Las partículas de los residuos pueden diseminarse en las cercanías del inodoro cuando no se utiliza la tapa. ¡Volarían hasta dos metros!

Según la investigación de Harpic, el 60% de las gotas de heces se elevan por encima del borde de la poceta. Pueden permanecer en el aire durante más de un minuto.

 

Coronavirus en las heces, una preocupación más

En momentos como los actuales, es más que necesario descargar el inodoro cuando esté con la tapa. Científicos confirmaron que el coronavirus puede transmitirse a través de las heces.

De acuerdo con un estudio publicado en el Lancet, se identificaron partículas de virus en los excrementos de pacientes con coronavirus casi cinco semanas después de que estos dieran negativo.

Coronavirus

En otras palabras: es posible que el coronavirus se transmita de forma fecal-oral.

La investigación fue realizada por la Universidad Sun Yat-sen, de China, y en ella participaron 17 científicos. Su publicación ocurrió en marzo de este año.

Bajo la lupa estuvieron los resultados de 74 pacientes de coronavirus. De estos, 41 muestras tenían el virus de siete a 16 días después de haber dado negativo.

“La transmisión fecal-oral potencial podría suponer un mayor riesgo en los locales cerrados como albergues, dormitorios, trenes, autobuses y cruceros”, afirmaron los investigadores.