Video: Huawei Mate 40 es desarmado pieza por pieza y sería fácil de reparar

Video: Huawei Mate 40 es desarmado pieza por pieza y sería fácil de reparar

Toma eso, Apple.

Hace pocos días fuimos testigos por fin de la presentación oficial de la nueva línea de smartphones Huawei Mate 40.

Este terminal representa un momento muy significativo para la trayectoria del fabricante, ya que sería el último en contar con un procesador Kirin.

Huawei presenta sus nuevos Mate 40 Pro, Mate 40 RS y Mate 40 Pro+

Huawei presenta sus nuevos Mate 40 Pro, Mate 40 RS y Mate 40 Pro+

Con su nuevo procesador Kirin 9000 de 5 nanómetros.

La verdad es que el terminal cerraría ese ciclo con una nota positiva por lo que hemos podido conocer del terminal.

Pero quedaba una duda que inquietaba a más de uno: qué tan complicado iba a ser desarmarlo y repararlo.

Alguien destripa un Huawei Mate 40

Desde el peculiar portal asiático de bilibili, que es algo así como el YouTube chino, nos llega este video donde el equivalente a un youtuber de allá toma un Mate 40 y lo desarma por completo para conocer su interior.

Con una duración de siete minutos vemos cómo Huawei habría refinado el proceso de ensamble sin entorpecer los procedimientos de desarticulación para reparar algún componente en caso de fallo.

Como en todos los smartphones de generación reciente es necesario aplicar calor extremo en las orillas para aflojar el adhesivo y poder comenzar con el desarmado.

Pero una vez que rompemos esa primera gran barrera podemos observar cómo el Huawei Mate 40 es absolutamente modular.

iPhone 12: reparar su pantalla cuesta tanto como comprar un celular de gama media

iPhone 12: reparar su pantalla cuesta tanto como comprar un celular de gama media

Apple publica los costos generales de reparación del iPhone 12 en intervenciones fuera de cobertura de garantía. Es caro. Bastante caro.

En contrapunto con Apple esto es un elemento a favor de los chinos, ya que sí, el iPhone 12 es igual de sencillo de abrir, como ya vimos.

Pero el asunto de las pantallas intercambiables que aún así son muy costosas de "reparar" por un técnico de la compañía; para no arriesgarse a convertir el terminal en un ladrillo no es muy amigable con el consumidor.