Venus podría tener otra sustancia en su atmósfera que da indicios de vida

Venus podría tener otra sustancia en su atmósfera que da indicios de vida

Un reciente estudio que está en espera de aprobación para su verificación, indica que en la atmósfera de Venus podría haber glicina, clave en las proteínas.

Exactamente el pasado 14 de septiembre, hubo una alerta en el mundo de la astronomía. A través de los observatorios internacionales que están en Chile ubicaron la presencia de fosfina en la atmósfera de Venus. El hallazgo de dicha sustancia invitó a pensar en la posibilidad de vida sobre este planeta. Sin embargo un estudio reciente sugiere la presencia de otra sustancia que sugiere indicios de vida. Se trata de la glicina, componente clave en las proteínas.

Reseña el portal Slash Gear que el estudio es de la autoría de Arijit Manna, Ph.D. becario de investigación en el Departamento de Física del Midnapore College en India. En primer lugar otros científicos esperan por la revisión del trabajo de Manna. Después que sea verificada la investigación será publicada en una revista científica. Y finalmente irá con su aprobación a centrar más estudios sobre el sexto planeta (en tamaño) del sistema solar.

Hallaron fosfina en Venus

¿Cuál es la sustancia que podría estar en Venus?

La glicina, explica el portal antes citado, es uno de los muchos aminoácidos que existen. "El más simple de ellos", resaltan. No es una biofirma, como la fosfina pero esta sustancia es fundamental en la formación de las proteínas.

Además manifiestan que la glicina, fue de los primeros componentes que aparecieron en la Tierra. Fueron moléculas orgánicas que ayudaron a formar proteínas y otros compuestos biológicos. El hallazgo de la glicina, a diferencia de descubrimientos en otros planetas, se hizo en el ecuador de Venus. Otros normalmente acumulan sustancias en los polos.

Manifiestan los científicos que llevan adelante este estudio que la compleja atmósfera de Venus podría estar pasando por una fase similar a la que vivió la Tierra hace miles de millones de años. Ayudaría a comprender el proceso de formación que atravesó el mundo que actualmente habitamos.

Tal y como sucede normalmente con estos estudios, la herramienta de los científicos se encuentra en Chile. Específicamente el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA).