Piezas metálicas impresas en 3D que viajan a Marte como parte del Perseverance Rover abre las puertas a la fabricación aditiva espacial

Piezas metálicas impresas en 3D que viajan a Marte como parte del Perseverance Rover abre las puertas a la fabricación aditiva espacial

Dentro de cuatro meses aproximadamente llegará a Marte el Perseverance Rover. Cuenta con 11 piezas metálicas impresas en 3D.

A medida que pasa el tiempo la NASA tiene que ir mejorando en la manera que abordan los viajes espaciales. Naves más ligeras, menor uso de combustible y tecnologías más avanzadas. Son premisas que la agencia espacial tiene presente y que ejecuta en cada nueva misión que se propone. Con la mira puesta en el futuro informa de la composición del Perseverance Rover que llegará a Marte en febrero del 2021. 

A cuenta gotas y con el paso de los meses, la NASA va soltando información sobre la nave que viaja a Marte. Entonces con esto pretende dar a conocer varios aspectos importantes sobre esta máquina. Uno de los propósitos es que no se reste importancia a los aspectos que quieran resaltar.

Es entonces donde entra en juego las piezas metálicas que forman parte del Perseverance Rover. La primera nave que viajó con partes producto de una impresión 3D fue Curiosity. Entonces este aparato que también fue a Marte y aterrizó en 2012 llevaba una sola pieza de cerámica.

Perseverance Rover Marte

Las piezas metálicas del Perseverance Rover

La inclusión de partes metálicas impresas en 3D generan material de mayor resistencia. Además de ser ligero y entregar una mejor estabilidad. En el caso de la resistencia se incluye las radiaciones solares que tiene que soportar la nave en su largo viaje. Y como si fuera poco es mucho más fácil de trabajar. Debido a que entrega partes mucho más exactas.

"Es como trabajar con papel maché. Construyes cada característica capa por capa y pronto tienes una pieza detallada", dijo Andre Pate, líder del grupo de fabricación aditiva, según reseñó el portal de la agencia espacial. Dicho equipo trabaja en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California.

A la opinión de Pate se le une la de Michael Schein, quien asegura: "en un sentido muy real, la impresión 3D hizo posible este instrumento. Estas técnicas nos permitieron lograr un apuntado de baja masa y alta precisión que no se podría hacer con la fabricación convencional".

Schein es ingeniero mecánico principal de PIXL en JPL. De las 11 piezas impresas, cinco son de PIXL. Este es un instrumento que cuenta con rayos X que buscarán vida prehistórica en las rocas de Marte.