Esta terrible enfermedad también afecta al Demonio de Tasmania

Esta terrible enfermedad también afecta al Demonio de Tasmania

De vuelta a la Australia continental después de 3 mil años, el Demonio de Tasmania lucha contra una enfermedad que redujo un 90% su población.

El Demonio de Tasmania se encuentra de vuelta en la Australia continental luego de tres mil años. Sin embargo, los científicos aún buscan la cura a una terrible enfermedad que redujo su población en un 90%.

Es un cáncer altamente contagioso y letal denominado Enfermedad tumoral facial del Diablo. Es conocida como DFTD, por sus siglas en inglés.

El cáncer del Demonio de Tasmania es uno de los pocos cánceres contagiosos en el mundo. Se propaga cuando estos marsupiales australianos se muerden entre sí, transmitiendo las células cancerosas, que se transforman en tumores faciales.

La muerte llega seis meses después, por metástasis o por una afectación tal que evita que puedan comer o beber agua.

Demonio de Tasmania

Esta enfermedad fue detectada por primera vez en la década de los 90 y, de acuerdo con la organización Global Wildlife Conservation, ha muerto el 90% de la población de demonios en Australia.

Solo quedan 25 mil de esta especie en la actualidad.

Los expertos buscan aislar a los demonios sanos, manteniéndolos separados de los infectados. Hasta ahora ha sido imposible erradicar la enfermedad.

 

El regreso a la Australia continental

Esta semana, informó Global Wildlife Conservation, fue liberado en la Australia continental un grupo de demonios. Vuelven a la zona por primera vez en más de 3 mil años.

Las únicas poblaciones silvestres que existían se encontraban en la Isla de Tasmania.

El grupo se encuentra actualmente en el parque nacional Barrington Tops, a 200 kilometros al norte de Australia.

 

¿Cuáles son las características del Demonio de Tasmania?

El Demonio de Tasmania es un marsupial de color negro y con hocicos y miembros cortos. Pueden medir de 55 a 65 centímetros de alto.

Es el marsupial carnívoro de mayor tamaño en la actualidad, luego de la extinción del lobo marsupial.

Su popularidad entre los niños se origina en un personaje de Warner Bros con su nombre, Demonio de Tasmania.